¿A quién queréis engañar? No deis más gato por liebre…

Restaurante Pescadería Peixos Victoria, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

“Me gustaría reflejar una disculpa muy directa a los antiguos propietarios de la pescadería “PEIXOS VICTORIA”, ya que no tienen nada que ver con los nuevos propietarios de dicho establecimiento. Como digo en el escrito, desde mi niñez me encantaba pasarme por su tienda a observar todo el pescado y la buena relación que tenían con sus clientes! Eran una gente extra trabajadora y que dedicaron toda su vida en asegurarse de que el negocio estaba siempre bien situado y bien visto por todos sus clientes y aquellos que no lo fueron.
Asi que me repito en las disculpas a la familia que durante muchos años hizo que PEIXOS VICTORIA fuera un referente de Vilanova i la Geltrú.

GRACIAS POR ESOS MARAVILLOSOS AÑOS”

Es una lástima que tengamos que hacer los siguientes comentarios de un establecimiento, y muchas veces es una desdicha tras otra que se juntan para que todo salga mal… realmente fue una desdicha? O son así día a día?
Cuando era solo un crio siempre iba a una mini plaza a jugar a la pelota con algunos amigos, donde varios comercios intentaban continuar con la vida rutinaria, había restaurantes, una farmacia, una asociación de pescadores, varios vecinos de toda la vida y una pescadería. Dicha pescadería era una de las frecuentadas por mis padres, donde tenías tal variedad de pescados que asustaba el pensar que iban a vaciar el mar. Situada justo en frente del puerto deportivo y muy cerca del puerto pesquero, mostraba una gran variedad y una muy buena calidad de productos recién extraídos del mar. Pero esto solo era cuando yo era un crio…
Justamente esta semana santa, hemos visitado algunos familiares de la zona y hemos aprovechado para conocer algunos sitios nuevos y seguir con nuestras andanzas por el blog. A nuestra sorpresa vimos como la ya nombrada pescadería se había convertido en restaurante. Un poco de pena me golpeó e hizo que quisiéramos entrar para poder dar un último adiós a la pescadería y una bienvenida al restaurante.

IMG_4629.JPGRestaurante Pescadería “Peixos Victoria” @ Passeig Marítim nº64, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Con el día que hacía, soleado y estupendo, decidimos sentarnos en la terraza donde algunos comensales ya estaban sentados y esperando sus viandas. Esperamos a ver si algún camarero nos ofrecía mesa, pero al ver que nadie se dirigía a nosotros decidimos entrar y preguntar si nos podíamos sentar fuera. La respuesta fue cordial y fácil, ya que simplemente nos ofrecieron sentarnos en cualquier mesa que nos gustase sin salir con nosotros a acompañarnos.

IMG_4617.JPGRestaurante Pescadería “Peixos Victoria” @ Passeig Marítim nº64, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Decidimos sentarnos en una de las primeras, a la vista de cualquier camarero, y he aquí cuando empezaron las desdichas.
Al ver que el menú del día no era de nuestro agrado, decidimos ir a la carta con un par de selecciones estrella de la zona y una un poco convencional. La primera elección fue una ensalada típica de la ciudad, el “Xató”. Una base de escarola acompañada de bacalao en migajas, anchoas, aceitunas arbequinas y atún de buena calidad, todo aliñado con una salsa romesco. Insistimos que queríamos la ensalada de la carta y no del menú del día que asumíamos que iba a ser más pequeña y la queríamos compartir.
Cuando dejaron el plato de dicha ensalada en la mesa, me quería morir. Era una sombra muy lejana de lo que realmente es la famosa ensalada, estuve un rato sin reaccionar ni tocar la ensalada, agarrando fuerzas para comentarle a la camarera mi desagrado por dicha aberración.

IMG_4616Intento de “Xató” @ “Restaurante Pescadería Peixos Victoria” Passeig Marítim nº64, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Al comentarle la situación a la camarera, entró a comentarlo con la encargada o dueña del establecimiento, salió y se disculpó comentando que se habían equivocado y me habían sacado la del menú del día. Aun así no era un plato digno del menú del día bajo el seudónimo de “Xató”, simplemente llámale ensalada con algo más.
Nos cambiaron la ensalada por una más parecida a lo que queríamos, pero con algunos inconvenientes de los ingredientes principales y sin ningún sabor en especial que destacase. Cabe decir que si no hubiéramos sido de la zona y simplemente estuviéramos turisteando de vacaciones, nos hubieran cobrado 9€ por la primera ensalada y todos tan contentos.

IMG_4618“Xató” @ “Restaurante Pescadería Peixos Victoria” Passeig Marítim nº64, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

La segunda elección fueron unos “Mejillones de Roca al Vapor”… no es ilegal coger los mejillones de roca de la zona? Los pedí por curiosidad, ya que hace años prohibieron su recolección y si la estuvieran permitiendo no estarían por debajo de los 15€ en un restaurante. Bueno, aparte de esto como ya he dicho, los pedí al vapor, ni vapor, ni humo ni nada, “a la Marinera” que me los traen. Ya no sabía ni donde esconderme, ni a quien llamar. Tal fue mi mal estar que decidí simplemente comerlos y esperar a que me trajeran el plato que faltaba para comerlo, pagar e irme.

IMG_4620“¿Mejillones de Roca?” @ “Restaurante Pescadería Peixos Victoria” Passeig Marítim nº64, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Cuando ya nos traen el último plato me puse a mirar a ver si había una camara oculta y me estaban gastando una broma. Eran unos “Sevillanos”, unos calamares en harina que deben de estar jugosos y tiernos para el disfrute del comensal, a simple vista y sin probarlos ya se podía ver lo secos y duros que estaban, básicamente estaban cocinados varias veces y sin cariño alguno hacia quienes quieran hincar el diente sin perderlo.

IMG_4623“Sevillanos” @ “Restaurante Pescadería Peixos Victoria” Passeig Marítim nº64, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Decidimos pagar e irnos a tomar un café a cualquier otro sitio después de tan mala experiencia, pero nos lo ponían difícil, no querían que marcháramos. Desde que pedimos la cuenta hasta que decidimos levantarnos porque no la traían pasaron perfectamente 15 minutos, al llegar a la barra y comentarle a la supuesta encargada que queríamos pagar, con mala cara y sin preguntarnos qué tal nuestra experiencia, cogió la tarjeta de crédito de mi acompañante y se la llevó a otra zona para pasarla por el datáfono. Pero, ¿usted no sabe que no puede llevarse la tarjeta de nadie? ¿No sabe que debe acercar el datáfono delante del comensal o pedirle que se acerque con la tarjeta?
Me destruye el ver que algo tan bonito como la restauración pueda verse manchado por situaciones como esta. Como ya he dicho, a lo mejor fue una serie de desdichas una detrás de otra como el que más mala suerte tiene, o simplemente fue una mala gestión e inexperiencia de todo el personal. No lo sé ni lo sabré ya que no creo que vuelva a visitar dicho lugar. Pero si alguien lo hace y tiene una buena experiencia que no dude en compartirlo conmigo.

( 30€ la visita, por 3 platos y una botella de agua… sin comentarios. )

La Burguette de Vilanova i la Geltrú, renovando un clásico…

La Burguette, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

En la Rambla de la Pau nº2 de Vilanova i la Geltrú nos encontramos con un clásico renovado. Antiguamente en esta ubicación estaba el frankfurt de la rambla. Un establecimiento que sació nuestro amor a los bocadillos rápidos de morcillas, lomos, salchichas o lo que se terciara durante muchos años. Era posiblemente uno de los pocos clásicos que quedaban en la ciudad. Después de sufrir algunas remodelaciones en los edificios de encima, cedieron para dar paso a las nuevas generaciones, en este caso a “La Burguette”. Mucho más moderno que su antecesor y mucho más limpio, pero con la esencia que siempre tuvo ese trozo de calle.

IMG_1856.JPGLa Burguette @ Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Aunque no han inventado nada, sus hamburguesas tienen ese toque personalizado que a todos os va a gustar.
En esta visita nos pedimos una hamburguesa para cada adulto y un par de platos para los peques.
Para mi gusto, la mas sabrosa de todas fue “La Italiana”, 180 grms. de carne cocinada al punto, con rúcula, queso parmesano, albahaca, tomates secos y salsa Caesar. Todos los elementos ataban correctamente y se juntaban para dar un sabor totalmente italiano.

IMG_1868“La Italiana” @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

La siguiente fue “La Ibérica”, 180 grms. de carne, queso manchego fundido, virutas de jamón ibérico con tomate y salsa de vino tinto. Más ibérica no puede ser.

IMG_1870.JPG“La Ibérica” @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

La última pero no la peor, fue “La Muntanyesa”, misma composición de 180 grms. con salteado de setas, queso de cabra y salsa de cebolla caramelizada. Muy rica y una elección muy grata para los amantes del queso de cabra. Buena combinación.

IMG_1867“La Muntanyesa” @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Para los peques pedimos unas croquetas y una hamburguesa con queso. El fallo fue que no nos informaron inmediatamente que no tenían croquetas y esto hizo que los peques se impacientaran un poquito. Al final compartieron la hamburguesa y las patatas. La hamburguesa se perdía de tanta cantidad de pan pero no pareció preocupar a los que se la comían.

IMG_1865.JPGLa de los peques @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Un lugar para los amantes de las hamburguesas pero sin esperar invenciones arriesgadas.
Todos los platos iban acompañados con patatas fritas.

( 12.00€ aprox. / persona )

Las bravas de Vilanova i la Geltrú…

Ruta de las patatas bravas en Vilanova i la Geltrú.

¿A quién no le gusta las patatas bravas en su mayor esplendor? En Vilanova i la Geltrú tienen algunas variedades de este suculento manjar.

En este caso me gustaría reflejar un pequeño párrafo antes de empezar de wikipedia:

“El origen de este plato no está muy claro; hay quien lo atribuye a «Casa Pellico» y otros dicen que se empezó a servir en «La Casona», ambos bares madrileños y ya desaparecidos. Lo que sí es cierto, es que fue sobre el año 1960 y que las colas alrededor de estos dos bares sólo para probar las patatas bravas fueron míticas. También existe mucha controversia sobre los ingredientes de esta salsa; básicamente se diferencian en dos vertientes, aquellos que defienden la presencia del tomate y otros que opinan que no debe llevarlo y que su color se debe a la presencia del pimentón.”
http://es.wikipedia.org/wiki/Patatas_bravas

Aunque todos hemos crecido rodeados de ellas, ninguno podríamos decir cual es la receta de esa salsa que realmente se podría proclamar como la primera o auténtica.
Por toda España las sirven con una salsa de tomate picante sin nada más, por algunas zonas con una salsa “All i Oli” con un poco de pimentón, en otras, mayonesa con salsa picante especial y así puedo seguir hasta que me duerma…
En Vilanova i la Geltrú tenemos todas las variantes y la verdad que es bastante difícil conocerlas todas, pero aquí os dejo algunas de las más conocidas y otras muy sabrosas pero menos conocidas.
Todos los que son de la ciudad conocen sí o sí las bravas del “Genil” y del “Giraldillo”, ya que son las que nos han alimentado gran parte de nuestra historia, pero hay algunos bares donde te pueden sorprender un poco más y dejar las tradiciones un poco atrás.
En esta visita patatera hablaremos aparte de estos dos conocidos locales también del “Sa Calma” y del “Bar Pedralbes” más conocido como “La Chata”. Dos establecimientos desconocidos por muchos pero con el producto estrella que no deja indiferente a quien las cata.

“Sa Calma”, Passeig del Carme, Vilanova i la Geltrú.
(Desgraciadamente han tenido que cerrar puertas, gracias por esos buenos ratos que nos habéis dejado pasar en vuestra gran terraza)

IMG_1129Patatas Bravas @ “Sa Calma”, Passeig del Carme, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

En el mítico Passeig del Carme de Vilanova i la Geltrú nos encontramos con este hermoso lugar con sus vistas y su actitud positiva hacia el comercio de la hostelería. Un establecimiento donde dos personas de lo mas amigable nos aderezan con sus tostas y tapas la mejor cerveza de grifo de la zona y sus espectaculares patatas bravas cocinadas a ese punto estupendas que tanto nos gusta, y con el picante adecuado para que grandes y pequeños podamos saborearlas. Su salsa, mas parecida a una “Salsa Rosa” que a la de tomate tradicional, te deja un sabor y una satisfacción completa, cocinadas por orden y servidas en una buena cantidad, ideales para compartir, una salsa diferente para lo que la zona está acostumbrada, pero muy aconsejable para limpiar impurezas del pasado. La ración cuesta 5,00€ y es ideal para compartir en su terraza y disfrutar del día sea soleado o no.

“Bar Pedralbes” o “La Chata”, La Collada, Vilanova i la Geltrú.

IMG_1804Patatas Bravas @“Bar Pedralbes” o “La Chata”, La Collada, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Uno de esos bares que solo relacionamos con currantes y en los que muchas veces nos equivocamos al no entrar. Regentado por la “Chata” y casi siempre su familia, solo el fin de semana te dejarán saborear sus grandes recetas de tapas y sus suculentas patatas bravas. Un lugar con mucho carisma y cariño en lo que hacen, porque para hacerlo mal ya hay otros. Sus patatas bravas que más de una vez salen de su huerto, las acompañan de una salsa “All i Oli” con algún aderezo ya sea pimentón u otra cosa que hace que también tenga el color rosa conocido. Unas patatas bravas servidas con el carisma de su cocinera y dueña que no dejarán indiferentes a ninguno que quiera disfrutarlas. La ración sale a unos 4,00€ y lo puedes acompañar con un botellín bien frío y con las ganas de disfrutar tranquilo de su terraza cubierta.

“El Genil”, C/Jardi nº77, Vilanova i la Geltrú.

IMG_1787Patatas Bravas @ “El Genil”, C/Jardi nº77, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Para muchos el principio de las famosas patatas bravas de Vilanova, para otros la tradición aburrida de las mismas. Un lugar que se ha ido modernizando con los años y que tiene a su clientela fija que sí o sí se pasará caiga quien caiga, fieles hasta la muerte. Pero como dice la leyenda todo empezó con ellos, ¿por qué no tenemos ese sabor de boca que lo justifica? Las patatas ya no parecen ser las que usaban antiguamente crujientes y sabrosas, ahora son sabrosas… crack!, la salsa blanca, una mayonesa aguada muy adecuada para este plato y su picante peculiar, se pierden por culpa de la cocción de las patatas. Un lugar que hay que visitar para comprender la tradición del tapeo de la ciudad, pero que para mi gusto ha perdido con los años y se ha quedado atrás. La ración sale por unos 6,00€, y las puedes acompañar con una alta variedad de tapas y bebidas.

“El Giraldillo”, C/ del Pelegrí Ballester nº19-21, Vilanova i la Geltrú.

IMG_1798Patatas Bravas @ “El Giraldillo”, C/ del Pelegrí Ballester nº19-21, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Si la leyenda no se equivoca son familiares del “Genil”… pero como no me la quiero jugar no lo voy a afirmar. Según cuentan ya hace muchos años se separaron para abrir este establecimiento, asimilando la variedad de tapas de sus familiares siendo casi al 100×100 iguales, con la diferencia de contar con un establecimiento mucho más grande. En mis visitas a la ciudad este era un establecimiento donde sí o sí tenía que ir a comerme las patatas bravas y donde sí o sí siempre acercaba a algún conocido mío para sorprenderles con las mismas. Pero desde hace unos años lo he dejado de hacer por la misma razón por la que no me sorprendieron las bravas de sus familiares, a mi parecer han perdido ese toque cariñoso con las mismas. Siempre están a tope de clientes que siguen fieles a ellos, pero lo único que me hace volver es esa salsa que sigue con el sabor que recuerdo de la infancia cuando mis padres me llevaban a satisfacer mis llantos de hambre. Las patatas han perdido la gracia, pero la salsa es la que verdaderamente me saca una sonrisa. La ración sale a unos 6,00€ y la variedad de productos que tienes para acompañar es infinito.

Una cosa es segura, si vais a Vilanova i la Geltrú y no caéis en algunos de estos lugares, “El Genil” o “El Giraldillo”, os perderéis una experiencia muy grata para el paladar, pero si queréis cambiar un poco de lo tradicional y sorprender un poco con un cambio que no os dejará indiferentes, acercaros a “Sa Calma” con sus vistas y buena localización, o a “La Chata” donde su personalidad os dejará sorprendidísimos!

Decid al capitán que me voy a comer un menú al Club Nàutic de Vilanova…

Club Nàutic Vilanova.

Normalmente los clubes náuticos son lugares para gente con un nivel económico bastante alto ya que pueden ser solo para socios o te sirven unos mariscos y pescados frescos de alta calidad.
En este caso nos place comentar que en nuestra visita hemos podido disfrutar de entrar sin ser socios y de no sufrir a la hora de pagar.
La visita fue en el Club Náutic de Vilanova i la Geltrú. Un lugar con vistas al muelle deportivo donde podréis apreciar distintos barcos, yates y algo de mar.

IMG_1177Cub Nàutic Vilanova @ Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Como era una visita no programada e iba invitado por unos amigos decidimos ir a menú del día.
Al principio no encajé mucho los platos que ofrecían ya que no tenían nada que ver con un pueblo pesquero, pero gracias a dios aparecieron dos opciones muy apetecibles en ese momento, Mejillones a la Marinera y Arroz Caldoso con Galeras.
Cuando nos llegaron los entrantes, lo primero en lo que nos fijamos fue en el volumen, una fuente de mejillones para cada uno que hubiéramos compartido entre los tres, no eran los ya clásicos mejillones a la marinera, si no que era una versión del cocinero que estaba trabajando. Aun así estaban bastante buenos y frescos.

IMG_1148Mejillones a la Marinera @ Cub Nàutic Vilanova, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Con el arroz caldoso ocurrió algo semejante… una olla entera para tres!
Hacía años que no comía galeras y tenía unas expectativas bastante altas, error. El arroz aunque estaba cocinado en su punto y con el caldo adecuado, carecía de sabor, las especias y otros aderezos ocultaban el gran sabor que dejan las galeras en un buen “suquet”.

IMG_1154Arroz Caldoso con Galeras @ Cub Nàutic Vilanova, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Lo acompañamos con vino blanco de la casa bien fresquito.
Aunque el restaurante necesitaría ser modernizado un poco y ocultar las vitrinas de helados de marcas populares que dan más imagen de chiringuito que de restaurante de calidad. Vale la pena pasarse a comer un menú.

(Menú del día €12.90 todo incluido)

Mi fetiche descontrolado de la infancia…

Patates Fregides.

En Vilanova i la Geltrú, la ciudad donde me he criado, hay uno de mis sitios favoritos de “comfort food” o “street food” que llevan más de 24 años volviéndome loco cada vez que piso la ciudad, mi fetiche.
El lugar está en la Rambla principal y sigue en el mismo local en el que empezó, es el más conocido por muchos de nosotros, las “Patates Fregides”, un establecimiento solo para llevar sin muchos lujos ni tonterías.

IMG_1286Patates Fregides @ Rambla Principal nº89, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Empezaron sirviendo solamente patatas fritas y fricandelas con una variedad de salsas reducida, mayonesa, kétchup y salsa tártara. Pasando los años han incrementado la carta de artículos y salsas, pero sin salirse de su estilo.
La fricandela es una salchicha holandesa muy parecida al Frankfurt pero de un color más oscuro y con especias, en vez de hervirla se fríe.
Como buen animal y con la agonía de que solo voy a estar unos días en mi ciudad y tengo que comer más cosas aún, solo me he pedido dos fricandelas y una de patatas gigante, acompañados con salsa mayonesa para las patatas y salsa samurái para la fricandela.

IMG_1292Fricandela con Patatas @ Patates Fregides, Rambla Principal nº89, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Antiguamente la fricandela me la comía con la salsa tártara que le da un gusto muy singular, pero como buen amante del picante ya llevo años con la samurái.

IMG_1293Salsa Samurai, mayonesa y tartara @ Patates Fregides, Rambla Principal nº89, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

En los principios nos comíamos la fricandela con patatas sentados en el suelo de la Rambla antes de sufrir la reforma, cuando todavía pasaban coches por los laterales, pero ahora lo compramos para llevarlo a casa y disfrutarlo calentitos y cómodos.
El sabor ha variado poco, pero lo más importante de este lugar, son todos los recuerdos a los que nos acerca.

(menos de €4 si no eres un agonías…)