Entras serio y sales más contento que su propia burbuja… La Burbuja Que Ríe.

La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

Hace unos doce años aterricé por primera vez en Madrid. Solo era para un par de días ya que un amigo y yo estábamos de ruta gastronómica por España y el tiempo era limitado en cada ciudad. Como no, la cosa se torció y ni dos días ni nada, al final fueron cuatro ya que perdíamos el AVE a Valencia cada vez que íbamos a Atocha. Hay que decir que llegábamos a la estación tres horas después de que el tren hubiera partido… no preguntéis.
Dentro de estas andanzas, uno de los primeros restaurantes donde comí en Madrid y que tiene un sentimiento especial para mí, es “La Burbuja Que Ríe” en la calle Ángel numero 16. Un restaurante asturiano que desde hace años no deja a nadie indiferente.

IMG_6282La Burbuja Que Ríe @ C/ Ángel nº16, Madrid.

Cuando entras parece el típico restaurante de menús por la disposición de las mesas con una decoración intentando imitar las sidrerías de los pueblos asturianos más escondidos. Pero cuando sales solo piensas en lo bien que has comido y lo bien que lo has pasado. Una experiencia de lo más agradable en todos los sentidos.
Hace unos días estando de día libre y sin rumbo alguno terminamos en la zona de la Latina donde queríamos tomar unas cañas. No se sabe cómo nos desviamos un poco de la idea principal y terminamos tomando unas sidras en “La Burbuja”.

IMG_6255Uno de los culpables de que no nos quisiéramos marchar… ¡me refiero a la sidra, no al camarero! @ La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

Y como no, unas sidras se convirtieron en “siéntate en una mesa y come unos cuantos platos”. Supongo que fue el efecto de la sidra…
Nos acercaron la carta y empezamos a ojearla. Ninguno de los dos tenía claro que pedir, cosa que estaba complicando y atrasando el servicio de nuestro fantástico camarero ya que cada vez que venía a coger la nota se iba con la libreta en blanco. Al final y gracias a las casualidades del destino, vimos una pizarra colgada justo en la pared de nuestra mesa donde ofrecían un menú con una combinación excelente.

IMG_6251Menú cerrado @ La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

El menú consistía en una “Tabla de Quesos Asturianos”, “Navajas a la Plancha”, “Mejillones a la Sidra”, “Entrecot de Buey +/- 300 grms” y como no otra “botella de Sidra” por 39€.
La “Tabla de Quesos Asturianos”, a parte de ser bastante grande, tenía una buena variedad en la que no podía faltar ese “Cabrales” tan estupendo.

IMG_6257“Tabla de Quesos Asturianos” @ La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

Las “Navajas a la Plancha” con una súper picada de ajo y perejil estaban en su punto, pero para mi gusto con demasiado aceite cosa que no me alegraba mucho.

IMG_6261“Navajas a la Plancha” @ La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

Los “Mejillones a la Sidra” abundantes en cantidad y con un jugo perfecto. Desgraciadamente varios estaban cerrados y se quedaron tristemente abandonados dentro de la olla.

IMG_6265“Mejillones a la Sidra” @La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

El “Entrecot de Buey”, con sus patatas fritas y pimientos del padrón terminaron de satisfacer nuestras ansias de comer. Cuando nos acercaron el plato de metal salpicando las gotas de la carne cocinándose, nos aceleramos a poner todos los trozos encima de las patatas para que no se siguiera cocinando y así comernos la carne como más nos gusta, muy poco hecha. Súper sabrosa.

IMG_6270“Entrecot de Buey” @ La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

Evidentemente después de dos botellas de sidra y de semejante cena improvisada, no pudimos hacer honores a ningún postre. Nos terminamos la sidra que nos quedaba mientras podíamos ver como el restaurante ya se había llenado a rebosar y tenía ya la barra petada y una lista de espera en la entrada.

IMG_6278Interior del restaurante poco antes de irnos @ La Burbuja Que Ríe, C/ Ángel nº16, Madrid.

El servicio siempre ha sido de lo más agradable aunque tengan el local abarrotado, la comida perfecta calidad precio y el ambiente inmejorable.
Aunque hayan pasado tantos años de mi primera visita, cada vez que entro en “La Burbuja” me traslado a esa época, ya que pocas cosas han cambiado en su interior.

( 1 botella de sidra + un menú para dos con otra botella de sidra unos 43€ )

¿Comida sobre ruedas? … Algunos han pinchado.

madrEAT, Plaza de Pablo Ruiz Picasso nº1, Jardines de Azca, Madrid.

(Las fotos publicadas no corresponden a los negocios citados. Simplemente son para enseñaros lo divertidos y diferentes que pueden llegar a ser los “Food Trucks”)

La moda de los “food trucks” en España está a la alza. Camiones transformados en mini restaurantes ambulantes intentando servir comida de calidad a los comensales más exigentes que se acerquen. ¿Pero realmente lo estamos haciendo bien? ¿Son estos restaurantes con ruedas realmente lo que esperamos?
A principios de los 2000 me fui a vivir a Canadá durante una temporada donde culminé varios de mis sueños de la infancia. El primero era ver las cataratas del Niágara, el segundo conducir un coche americano de los 70 y el tercero comerme un “hot dog” en la calle comprado en un “food truck” estilo película de policías. Durante el tiempo que estuve viviendo en ese inmenso país, cada vez que podía compraba las delicias que me ofrecían los cocineros y a la vez conductores de dichos restaurantes. Cada día del año esos “food trucks” llegaban al lugar que les tocaba montando la paradita y preparándose para servir a una avalancha de trabajadores hambrientos que llegaban.

8747976.jpgColas para comer en las calles de Canadá.

La selección de comida aparte de ser variada era extensa. No solo te sirven tres o cuatro platos, sino que puedes llegar a tener una carta de más de diez elementos sin contar la gran variedad de bebidas sin alcohol que también te ofrecen. Una vez terminado su turno desmontan la paradita y se van conduciendo otra vez a sus aposentos donde cargarán energías para volver a empezar al día siguiente. Esta acción la realizan cientos de camiones por las calles de la ciudad y no en una zona común donde están todos como si no les dejaran salir a la calle.

IMG_5967La Meat Truck de Carnes de la Finca @ madrEAT, Madrid.

Últimamente los fines de semana alrededor de España podemos ver diferentes ferias o concentraciones de dichos restaurantes ambulantes y de los amantes y fieles seguidores que se acercan donde estén. Uno de estos he sido yo, que me he acercado por segunda vez a la zona de Azca en Madrid para poder disfrutar de un día soleado y así poder recordar mis tiempos en Norte América. Qué equivocado y alejado de la realidad. La primera vez que me acerqué fue un domingo de diciembre en el que disfrute mucho de la experiencia. Pero la segunda vez… la segunda vez ha sido una experiencia más de feria de abril en pleno apogeo mezclado con Woodstock cuando la gente ya invadía los pueblos cercanos y podías ver a los hippies con sus hijos cantando y bailando a la vez que les daban de comer.

IMG_5791.JPGGrill on Truck @ madrEAT, Madrid.

Llegamos a las 11.45 de la mañana ya que en teoría empezaban a las 12. Nuestra intención era dar una vuelta y así poder ver todos los camiones sin agobio y tener una idea de lo que íbamos a comer. La gran mayoría estaban todavía preparándose para poder servirnos a todos los que durante todo el día pasaríamos por delante, cosa que es normal ya que todavía no era la hora establecida de apertura de los mismos.

IMG_5878.JPGCorazón de Agave @ madrEAT, Madrid.

Una vez terminamos de dar esa vuelta y de comentar que íbamos a comer, nos acercamos a uno de los camiones a por la bebida. Eran las 12.15h y no nos lo pudieron servir porque no estaban listos. Nos damos otra vuelta y a los 15 minutos regresamos para volver a intentarlo. Seguían con la misma situación. A todo esto me gustaría comentar que este camión no vende nada más que bebida, cosa que poca preparación tenían que realizar.

IMG_5917The Flying Cow @ madrEAT, Madrid.

Al final cogimos la bebida tal y como estaba y nos la llevamos a una de las mesas que estaban colocando por toda la zona para que la gente se pudiera sentar y disfrutar. Una vez tuvimos un centro de operaciones donde uno se quedaba guardándolo mientras el otro se acercaba a por algo de comer, empezamos a darnos cuenta de la situación.

IMG_5847Funky Chicken @ madrEAT, Madrid.

Cada vez que nos acercábamos a un camión a por comida, no estaban listos y los que estaban listos tenían varios problemas de organización. Pasando las horas vimos como el flujo de gente aumentaba y los camiones empezaban a tener colas esperando para pedir, cosa que nos alegraba porque quería decir que la cosa funciona. Esto hizo que varios de los restaurantes ambulantes no supieran aguantar la presión. Empezaron a correr para poder servir a cuantos más mejor dejando atrás los estándares de servicio y calidad. Muchos de los platos salían fríos o con un aspecto poco apetecible. Podías ver también como la gente que te atendía se equivocaba y te daban productos que no eran sin aceptar que les comentaras que eso no era tuyo, pero bueno. Mucha gente con poca experiencia pero con muchas ganas de postureo y fiesta.

IMG_5795CHUKA @ madrEAT, Madrid.

Empresarios más pendientes de lo cool que su negocio es y de la ropa que llevo puesta para servirte mientras mis hijos están revoloteando alrededor de ti cuando te entrego la comida. Restaurantes con una selección tan corta de productos que todavía hace más difícil entender cómo se pueden equivocar o hacer mal las cosas.
¿Queríamos copiar las imágenes de Discovery Channel en ese programa tan chulo de comida sobre ruedas y nos ha salido mal? ¿Se nos ha ido de las manos?

IMG_5788.JPGEl Chiringuito @ madrEAT, Madrid.

Al final y ya pasado un buen rato decidimos irnos ya que cada vez parecía más el festival nombrado a un lugar donde comer y pasar un rato tranquilo sin tener buitres a tu alrededor para coger la mesa una vez vieran que te movías para levantarte.
Pero el concepto del foodtruck desde mi punto de vista es diferente. Deberíamos ver a estos camiones por las esquinas de la ciudad en vez de todos concentrados en un mismo lugar.

IMG_5931.JPGLa Meat Truck @ madrEAT, Madrid.

No me entendáis mal, me parece perfecto que motivemos las acciones comunes y que la economía se reactive gracias a estos movimientos varios realizados por distintos colectivos, pero me gustaría más ver por distintas partes de la ciudad día a día a algunos de ellos y así revivir mi época dorada en Norte América y no solo los fines de semana concentrados en los Jardines de Azca.

IMG_5779The Grill by Ben-Car @ madrEAT, Madrid.

Hay que decir que había varios “food trucks” que se les notaba la experiencia y que sabían aguantar la presión sin perder la calidad ni la sonrisa. Sin olvidarnos de los que acaban de empezar y que lo hacen igual de bien que los que llevan más tiempo. Y que voy a regresar y apoyar el esfuerzo de los mismos catando todo lo que me ofrezcan y apoyando el proyecto al máximo con mi presencia y acciones en distintas redes sociales.

Pero una cosa no quita la otra.

Un pedazo de Asturias en Madrid….

Restaurante Sidrería el Ñeru

Asturias es bonita lo mires por donde lo mires, sus paisajes, comida, bebida y tradiciones son espectaculares. En la C/ Bordadores nº5 de Madrid nos encontramos la “Sidrería Restaurante el Ñeru”, un rincón asturiano con más de 30 años dando a conocer Asturias en la capital.

IMG_2631Restaurante Sidrería El Ñeru @ C/ Bordadores nº5 Madrid.

No hace más de un mes me comentaron de este lugar y de su magnífica sidra y ambiente. Desde entonces ya son varias mis visitas y recomendaciones a distintas personas. La verdad que todavía no he tenido la oportunidad de sentarme en el restaurante, ya que todas las veces que entro, la barra me atrapa.

IMG_2634Interior de El Ñeru @ Restaurante Sidrería El Ñeru, C/ Bordadores nº5 Madrid.

Cuando entras en “El Ñeru” notas el ambiente tradicional asturiano con la barra llena de comensales que básicamente viven en él, o de turistas rezagados que han entrado por las recomendaciones varias de guías turísticas, amigos o blogs de internet.
En esta visita como ya he nombrado, no pasé de la barra, pero aun así vale la pena el comentario.
Como siempre lo primero es lo primero, una sidra, pero asegúrate que especificas que quieres una sidra natural, ya que si no el camarero te pondrá una sidra de grifo y no le gustará mucho que le rectifiques a medio servir. Te la servirá en vaso o si lo prefieres te entregará la botella con un escanciador automático que es más divertido si no sabes servirlo.

IMG_2677Sidra con escanciador automático @ Restaurante Sidrería El Ñeru, C/ Bordadores nº5 Madrid.

Tienes tres opciones de pintxo con la bebida, chorizo asturiano, montadito de crema de cabrales o tortilla. Los tres están estupendos, aunque encuentras a faltar que te pongan un platito de fabada de los que tienen en exposición en la vitrina de la barra.

IMG_2633Chorizo asturiano @ Restaurante Sidrería El Ñeru, C/ Bordadores nº5 Madrid.

Otra cosa que echas de menos son los camareros escanciando toda la sidra que piden y el serrín en el suelo para recoger las gotas que caen, aun así es una visita primordial si estás en la zona centro de Madrid.

( Muy barato y asequible para todos los bolsillos! )

www.restauranteelneru.com

Cocido Montañés sin fin, en el Restaurante La Solana…

La gastronomía de nuestro país, aparte de ser muy amplia, también es exagerada. Depende de donde vayas, te ponen un platito microscópico, o una olla delante de ti, con la amenaza de no levantarte hasta que no te lo termines todo. En este caso, nos sentamos delante de un perol, con la simple amenaza de que se tenía que ver la parte baja metálica del mismo. Estamos locos?

Nuestra visita ha sido en el restaurante La Solana, en Bárcena Mayor, al lado de Santander. Un restaurante en un pueblo de encanto, con su río, casitas de piedra reformadas y calles sin asfaltar. El restaurante se sitúa justamente en el centro del pueblo. Una edificación muy de la zona, pero al entrar le falta ese mismo encanto que se ve por las calles. Un lugar donde recordamos esas largas esperas cuando éramos pequeños e íbamos con nuestros padres de domingo al restaurante de moda para las familias.

IMG_2238Restaurante La Solana @ Bárcena Mayor, Cantabria.

Después de 45 minutos esperando, y una sidra típica de la zona de Cantabria en nuestros cuerpos, nos acomodaron en la parte alta del restaurante, donde más familias con niños nos esperaban. La verdad que el cambio de escena fue agradable, ya que era un poco más rustico que la parte de abajo. Como tuvimos tiempo de darle un vistazo a la carta antes de llegar a nuestra mesa, ya sabíamos lo que cada uno de nosotros íbamos a pedir, así que al acercarse la camarera le soltamos toda las necesidades de golpe.

IMG_2230Sidra típica de Cantabria @ Restaurante La Solana, Bárcena Mayor, Cantabria.

Lo primero fue una botella de Rioja crianza, con el que nos acercaron un aperitivo, ya que nos vieron hambrientos por el rato pasado en la barra del bar.
La comida empezó con un cocido montañés típico de la zona. Una mezcla de judías, berza, chorizo, morcilla de la que se usa en la fabada, morcilla de arroz, costillas adobadas y tocino, mucho tocino. Cuando tienes mucha hambre y te traen semejante manjar, te crees que vas a poder con todo, pero no, ni con mis mejores intenciones logré alcanzar la meta que me había marcado.

IMG_2244Cocido Montañés @ Restaurante La Solana, Bárcena Mayor, Cantabria.

Aun así, después de comerme tres platos, y mis acompañantes hacer también un buen intento, vimos como la camarera se llevaba otra vez hacia la cocina nuestras sobras, para dar paso a los segundos, sí los segundos.

IMG_2245Cocido Montañés @ Restaurante La Solana, Bárcena Mayor, Cantabria.

En mi caso, me pedí unas chuletas de jabalí, acompañadas por unas patatas fritas caseras. Desgraciadamente, después de haberme comido semejante entrante, las chuletas de jabalí, aunque eran pequeñas, parecían esos trozos de carne que los “Picapiedra” comían en sus desayunos. Dos de las chuletas estaban cocinadas perfectamente a ese punto donde la carne se queda tierna, y puedes apreciar el color rojizo en su interior. Con un sabor no muy fuerte. Las otras dos, sobre cocinadas y secas.

IMG_2250Chuletas de Jabalí, Solomillo de Vaca Tudanca y Venado estofado @ Restaurante La Solana, Bárcena Mayor, Cantabria.

Mis acompañantes pidieron solomillo de Vaca Tudanca, con salsas aparte de Queso Picón o Foie, que la verdad estaba riquísimo, aunque las salsas estaban aguadas. Y estofado de Venado en salsa de tomate, muy tierno y rico.
Lo de los postres ya fue por pedir, ya que los segundos nadie se los terminó. Será verdad eso que dicen de que siempre se deja un espacio para los postres? Pues no, en nuestros estómagos no había espacio ni para un grano de arroz. Aun así, nos trajeron una cuajada con miel, un pastel de chocolate y una quesada. Postres de grandes dimensiones también, pero sin nada especial en ellos.

IMG_2252Quesada @ Restaurante La Solana, Bárcena Mayor, Cantabria.

La verdad, que como ya he dicho, la experiencia era un vago recuerdo de los restaurantes familiares de antes. Pero un sitio donde si te has levantado temprano para ir a por setas, caracoles o simplemente para llegar al pueblo andando, vale la pena visitar. Ya que después de los platos consumidos, tendrás energía suficiente para perderte por sus bosques.

Comimos de menú, tres de ellos a €20, y el otro a €12. Todos los platos del menú están en la carta. Calidad precio buena, raciones exageradas.