Desengaño en el Mercado de Ibiza…

Últimamente no teníamos malas experiencias en una visita como la que vamos a detallar. Rabia nos da la situación, pero no la de los malos comentarios que vamos a realizar, sino lo mal que quedamos delante de un gran amigo y por casualidad el ex jefe de uno de nosotros.
Cada vez que nos viene a visitar intentamos sorprenderle con alguna novedad gastronómica con la que pueda regresar a su ciudad y bacilar un poco, que sabemos que lo hace. Pero esta vez la hemos cagado de lo lindo y sabemos que el bacile se transformará en burla… burla sana, pero burla.

Para poner en antecedentes, hablamos desde el entendimiento laboral y personal, ya que unos 20 años en el sector nos avalan y dicho amigo unos pocos más, aparte de sus estudios de hostelería y su posición de Director de Operaciones de un gran grupo.
Después de que varios conocidos nos recomendaran visitar dicho restaurante, el Mercado de Ibiza situado en la calle Ibiza numero 8 de Madrid, decidimos que era el momento para conocerlo.

Llegamos sobre las 20,30 de la noche y desde un principio la situación fue extraña. Extraña porque al llegar parecíamos ser unos desconocidos delante de todo el personal que estaba más preocupado de comentar jugadas entre ellos con gente que asumimos que conocían, que por nosotros que íbamos a intentar disfrutar de la experiencia.

Nos sentamos directamente nosotros en una de las mesas altas que tienen en la zona de la entrada y donde al cabo de no mucho se acercó una de las chicas para tomarnos nota. Al comentarle que queríamos un par de copas de vino y que nos gustaría saber que tenían, la respuesta fue de lo menos esperada e incomoda. ¿Rioja? unos segundos de silencio nos separaron de la respuesta de si nos podía acercar la carta para ver que tenían. Hablamos de un establecimiento que tiene justo en la entrada un buen display de vinos con una selección con la que muchos les gustaría contar. Sin darle mucha importancia en ese momento decidimos seguir con nuestra experiencia con un par de copas de “Marques de Murrieta”, a lo fácil y resultón, pero bien bueno que está el jarabe.

thumb_IMG_7289_1024Marques de Murrieta y pintxo de Humus @ Mercado de Ibiza, C/ de Ibiza nº8, Madrid.

Al servirnos la copa se le cayó parte en la mesa sin preocuparse, y no me refiero a una gota sino que a varias juntas que formaban un charquito. En ese mismo instante esperábamos que nos comentara si queríamos algo para comer, pero sin más se giró y regresó donde sus conocidos seguían comentando sus andanzas. Pasados varios minutos decidí que la incomodidad se agravaba y que ya tocaba levantar la mano para que alguien nos atendiera y tomara nota de nuestras necesidades que todavía no sabíamos cuales eran ya que conseguir una carta era igual de difícil que contar con una buena atención.
Ya con carta en mano y con la propuesta decidida se lo lanzamos para que cuanto antes nos lo trajeran y así seguir con nuestra noche de charlas y reencuentros.
Lo primero en llegar y bastante rápido fue el pintxo que acompaña las bebidas, un vasito con humus y brotes que la verdad parecía adelantar que iba a ser una experiencia bastante buena, pero no.

thumb_IMG_7292_1024Media de Jamón Ibérico @ Mercado de Ibiza, C/ Ibiza nº8, Madrid.

“Jamón Ibérico” media ración 14,00€. La foto no está trucada y es tal cual llegó a la mesa. Unos trozos de jamón sin nada de grasa y acartonados por estar empaquetados al vacío, sí señoras y señores, empaquetado al vacío. No es que sea malo el que lo esté, pero el jamón queda con una textura plastificada cuando lo envasas al vacío aparte de endurecer. Y como sabemos que lo estaba… la cocina está abierta con un gran ventanal y la persona que se encargaba de preparar las raciones no se preocupaba para nada si se veía o no desde fuera el desembolse del jamón.

thumb_IMG_7297_1024Croquetas de Queso @ Mercado de Ibiza, C/ de Ibiza nº8, Madrid.

Sin haber terminado el jamón, ya que intentábamos que durase todo lo posible, llegaron las “Croquetas de Queso”, media ración, 7,00€. Sosas y sin ninguna característica que justificaran esos siete euros.

thumb_IMG_7296_1024.jpgAnchoas @ Mercado de Ibiza, C/ Ibiza nº8, Madrid.

Y he aquí media ración de “Anchoas” por 10,00€. Simples.

thumb_IMG_7300_1024.jpg¿La Ensaladilla Rusa más cara de Madrid? @ Mercado de Ibiza, C/ Ibiza nº8, Madrid.

¿“Ensaladilla Rusa” por 10,00€? Será de otro planeta suponemos… pues no. Simplemente dos gambas coronando el plato y si no nos equivocamos lo único especial es el nabo que le daba un sabor diferente. No nos la vamos a jugar, pero tenía toda la pinta de ser de 5ª gama, o el cocinero que la prepara tiene un ojo para hacer los cuadrados idénticos que a más de uno le gustaría. Ni la terminamos…
Ya bastante molestos con la experiencia y la poca atención recibida decidimos pedir la cuenta a nuestra camarera con la intención de comentarle la situación. Pasados diez minutos y sin haber recibido el papelito de caja con la sorpresa final volvimos a solicitarla a la misma persona.

thumb_IMG_7303_1024.jpgMercado de Ibiza @ C/ de Ibiza nº8, Madrid.

Y he aquí la guinda de la la experiencia… la tomadura de pelo final, 58,80€ con la que a mi acompañante casi le da un ataque. No por ser caro, sino por el morro de poner 1,80€ de servicio mesa… ¿Qué servicio? ¿El de estar ocupando más tiempo de lo debido un taburete a causa de la mala atención y poca preocupación hacia nosotros?

Nunca lo sabremos, ya que cuando se acercaron a cobrarnos intentamos comentárselo a nuestra camarera, si, digo intentamos ya que antes de que termináramos de contarle algunas cosas cogió y dijo que lo sentía mucho alejándose de la mesa y sin mirarnos… vamos, que nos quedamos con la palabra en la boca, un agujero en la cuenta y una cara de tontos por la tomadura de pelo.

Una experiencia nada recomendable para dos personas con 4 copas de vino bien buenas pero con 4 platos de chiste a precio de viaje a la luna con una calidad muy discutible… 57,00€… sin olvidar el 1,80€ por el servicio que suman 58,80.

Fue salir del recinto y entrar en otro conocido nuestro para arreglar la noche con productos frescos de calidad y precios honestos.

Anuncios

Un restaurante taberna que te sorprenderá, La Castela…

La Castela.

Cuando llegué a Madrid hace ya casi seis años, me recomendaron una zona para salir a tomar una caña, para comer, o una copa para seguir la fiesta. Desde que fui recomendado se ha convertido en una de mis zonas favoritas de la ciudad, esta zona es el Retiro.
En una de sus calles, Doctor Castelo, nos encontramos una gran selección de establecimientos, pero uno de ellos destaca por su personalidad y producto. Sus camareros animan con su buen humor y simpatía, sus productos de muy buena calidad, su cerveza bien tirada con un aperitivo digno de cobrarlo hacen de este lugar un sitio muy especial para sorprender a quien quieras. Tiene dos zonas, la del bar y la del restaurante, el restaurante un poco más serio y el bar donde puede ocurrir cualquier cosa y donde realmente debemos de quedarnos. Este establecimiento es “La Castela” situado en el nº22 de la calle Doctor Castelo. Desde fuera no dice mucho, pero cuando entras deberás de ser muy agudo para encontrar un rincón donde poder disfrutar.

IMG_0969La Castela @ C/ Doctor Castelo nº22, Retiro, Madrid.

Siguiendo y respetando la taberna que fue en 1929, te asombrarán con sus cañas servidas como antaño y su vermut de grifo espectacular.
Lo primero siempre es pedirse una caña, donde verás en acción a los camareros comunicándose entre ellos y haciendo que llegue a ti este zumo de cebada tan bien tirado.

IMG_0965Barra @ La Castela, C/ Doctor Castelo nº22, Retiro, Madrid.

Lo segundo es ojear la pizarra con todos los platos y decidir cuidadosamente que elegir. En mi caso siempre me gusta empezar con alguna de sus tostas, pero como iba con más gente quería que probaran sus dos platos estrella desde mi punto de vista.

“Milhojas de Ventresca” 13.50€. Una ensalada que podría ser de lo más común, pero no, montada con cariño y eligiendo la cantidad adecuada de cada elemento para que su sabor te enamore.

IMG_0888Milhojas de Ventresca @ La Castela, C/ Doctor Castelo nº22, Retiro, Madrid.

Mi recomendación, cuando la recibáis, no os lo penséis mas de dos segundos, mezclarla toda ya que de esta manera disfrutaréis todos los sabores en cada bocado. Y sobre todo no os olvidéis de mojar pan.

IMG_0891Milhojas de Ventresca @ La Castela, C/ Doctor Castelo nº22, Retiro, Madrid.

“Chipirones Encebollados” con su tinta espesa y sabrosa 14€. Una textura impresionante para un producto que si no lo cocinas bien y lo mimas parece una goma de zapato… ellos siempre lo clavan, cocinado a la perfección y combinando los ingredientes para que no te aburras en ningún momento. Al igual que la milhojas cuando lo recibáis no lo dudéis, cortarlo todo y mezclarlo!

IMG_0956Chipirones Encebollados @ La Castela, C/ Doctor Castelo nº22, Retiro, Madrid.

Lo habitual es que os lo comáis de pie en algún rincón, ya que si encontráis un taburete más vale que lo guardéis como el anillo de Frodo.

Muy recomendable, agradable y sorprendente… no se les pasa ni una!

( 2 pers. 40€ aprox. )

www.restaurantelacastela.com