Las bravas de Vilanova i la Geltrú…

Ruta de las patatas bravas en Vilanova i la Geltrú.

¿A quién no le gusta las patatas bravas en su mayor esplendor? En Vilanova i la Geltrú tienen algunas variedades de este suculento manjar.

En este caso me gustaría reflejar un pequeño párrafo antes de empezar de wikipedia:

“El origen de este plato no está muy claro; hay quien lo atribuye a «Casa Pellico» y otros dicen que se empezó a servir en «La Casona», ambos bares madrileños y ya desaparecidos. Lo que sí es cierto, es que fue sobre el año 1960 y que las colas alrededor de estos dos bares sólo para probar las patatas bravas fueron míticas. También existe mucha controversia sobre los ingredientes de esta salsa; básicamente se diferencian en dos vertientes, aquellos que defienden la presencia del tomate y otros que opinan que no debe llevarlo y que su color se debe a la presencia del pimentón.”
http://es.wikipedia.org/wiki/Patatas_bravas

Aunque todos hemos crecido rodeados de ellas, ninguno podríamos decir cual es la receta de esa salsa que realmente se podría proclamar como la primera o auténtica.
Por toda España las sirven con una salsa de tomate picante sin nada más, por algunas zonas con una salsa “All i Oli” con un poco de pimentón, en otras, mayonesa con salsa picante especial y así puedo seguir hasta que me duerma…
En Vilanova i la Geltrú tenemos todas las variantes y la verdad que es bastante difícil conocerlas todas, pero aquí os dejo algunas de las más conocidas y otras muy sabrosas pero menos conocidas.
Todos los que son de la ciudad conocen sí o sí las bravas del “Genil” y del “Giraldillo”, ya que son las que nos han alimentado gran parte de nuestra historia, pero hay algunos bares donde te pueden sorprender un poco más y dejar las tradiciones un poco atrás.
En esta visita patatera hablaremos aparte de estos dos conocidos locales también del “Sa Calma” y del “Bar Pedralbes” más conocido como “La Chata”. Dos establecimientos desconocidos por muchos pero con el producto estrella que no deja indiferente a quien las cata.

“Sa Calma”, Passeig del Carme, Vilanova i la Geltrú.
(Desgraciadamente han tenido que cerrar puertas, gracias por esos buenos ratos que nos habéis dejado pasar en vuestra gran terraza)

IMG_1129Patatas Bravas @ “Sa Calma”, Passeig del Carme, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

En el mítico Passeig del Carme de Vilanova i la Geltrú nos encontramos con este hermoso lugar con sus vistas y su actitud positiva hacia el comercio de la hostelería. Un establecimiento donde dos personas de lo mas amigable nos aderezan con sus tostas y tapas la mejor cerveza de grifo de la zona y sus espectaculares patatas bravas cocinadas a ese punto estupendas que tanto nos gusta, y con el picante adecuado para que grandes y pequeños podamos saborearlas. Su salsa, mas parecida a una “Salsa Rosa” que a la de tomate tradicional, te deja un sabor y una satisfacción completa, cocinadas por orden y servidas en una buena cantidad, ideales para compartir, una salsa diferente para lo que la zona está acostumbrada, pero muy aconsejable para limpiar impurezas del pasado. La ración cuesta 5,00€ y es ideal para compartir en su terraza y disfrutar del día sea soleado o no.

“Bar Pedralbes” o “La Chata”, La Collada, Vilanova i la Geltrú.

IMG_1804Patatas Bravas @“Bar Pedralbes” o “La Chata”, La Collada, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Uno de esos bares que solo relacionamos con currantes y en los que muchas veces nos equivocamos al no entrar. Regentado por la “Chata” y casi siempre su familia, solo el fin de semana te dejarán saborear sus grandes recetas de tapas y sus suculentas patatas bravas. Un lugar con mucho carisma y cariño en lo que hacen, porque para hacerlo mal ya hay otros. Sus patatas bravas que más de una vez salen de su huerto, las acompañan de una salsa “All i Oli” con algún aderezo ya sea pimentón u otra cosa que hace que también tenga el color rosa conocido. Unas patatas bravas servidas con el carisma de su cocinera y dueña que no dejarán indiferentes a ninguno que quiera disfrutarlas. La ración sale a unos 4,00€ y lo puedes acompañar con un botellín bien frío y con las ganas de disfrutar tranquilo de su terraza cubierta.

“El Genil”, C/Jardi nº77, Vilanova i la Geltrú.

IMG_1787Patatas Bravas @ “El Genil”, C/Jardi nº77, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Para muchos el principio de las famosas patatas bravas de Vilanova, para otros la tradición aburrida de las mismas. Un lugar que se ha ido modernizando con los años y que tiene a su clientela fija que sí o sí se pasará caiga quien caiga, fieles hasta la muerte. Pero como dice la leyenda todo empezó con ellos, ¿por qué no tenemos ese sabor de boca que lo justifica? Las patatas ya no parecen ser las que usaban antiguamente crujientes y sabrosas, ahora son sabrosas… crack!, la salsa blanca, una mayonesa aguada muy adecuada para este plato y su picante peculiar, se pierden por culpa de la cocción de las patatas. Un lugar que hay que visitar para comprender la tradición del tapeo de la ciudad, pero que para mi gusto ha perdido con los años y se ha quedado atrás. La ración sale por unos 6,00€, y las puedes acompañar con una alta variedad de tapas y bebidas.

“El Giraldillo”, C/ del Pelegrí Ballester nº19-21, Vilanova i la Geltrú.

IMG_1798Patatas Bravas @ “El Giraldillo”, C/ del Pelegrí Ballester nº19-21, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Si la leyenda no se equivoca son familiares del “Genil”… pero como no me la quiero jugar no lo voy a afirmar. Según cuentan ya hace muchos años se separaron para abrir este establecimiento, asimilando la variedad de tapas de sus familiares siendo casi al 100×100 iguales, con la diferencia de contar con un establecimiento mucho más grande. En mis visitas a la ciudad este era un establecimiento donde sí o sí tenía que ir a comerme las patatas bravas y donde sí o sí siempre acercaba a algún conocido mío para sorprenderles con las mismas. Pero desde hace unos años lo he dejado de hacer por la misma razón por la que no me sorprendieron las bravas de sus familiares, a mi parecer han perdido ese toque cariñoso con las mismas. Siempre están a tope de clientes que siguen fieles a ellos, pero lo único que me hace volver es esa salsa que sigue con el sabor que recuerdo de la infancia cuando mis padres me llevaban a satisfacer mis llantos de hambre. Las patatas han perdido la gracia, pero la salsa es la que verdaderamente me saca una sonrisa. La ración sale a unos 6,00€ y la variedad de productos que tienes para acompañar es infinito.

Una cosa es segura, si vais a Vilanova i la Geltrú y no caéis en algunos de estos lugares, “El Genil” o “El Giraldillo”, os perderéis una experiencia muy grata para el paladar, pero si queréis cambiar un poco de lo tradicional y sorprender un poco con un cambio que no os dejará indiferentes, acercaros a “Sa Calma” con sus vistas y buena localización, o a “La Chata” donde su personalidad os dejará sorprendidísimos!

Mi fetiche descontrolado de la infancia…

Patates Fregides.

En Vilanova i la Geltrú, la ciudad donde me he criado, hay uno de mis sitios favoritos de «comfort food» o «street food» que llevan más de 24 años volviéndome loco cada vez que piso la ciudad, mi fetiche.
El lugar está en la Rambla principal y sigue en el mismo local en el que empezó, es el más conocido por muchos de nosotros, las “Patates Fregides”, un establecimiento solo para llevar sin muchos lujos ni tonterías.

IMG_1286Patates Fregides @ Rambla Principal nº89, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Empezaron sirviendo solamente patatas fritas y fricandelas con una variedad de salsas reducida, mayonesa, kétchup y salsa tártara. Pasando los años han incrementado la carta de artículos y salsas, pero sin salirse de su estilo.
La fricandela es una salchicha holandesa muy parecida al Frankfurt pero de un color más oscuro y con especias, en vez de hervirla se fríe.
Como buen animal y con la agonía de que solo voy a estar unos días en mi ciudad y tengo que comer más cosas aún, solo me he pedido dos fricandelas y una de patatas gigante, acompañados con salsa mayonesa para las patatas y salsa samurái para la fricandela.

IMG_1292Fricandela con Patatas @ Patates Fregides, Rambla Principal nº89, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Antiguamente la fricandela me la comía con la salsa tártara que le da un gusto muy singular, pero como buen amante del picante ya llevo años con la samurái.

IMG_1293Salsa Samurai, mayonesa y tartara @ Patates Fregides, Rambla Principal nº89, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

En los principios nos comíamos la fricandela con patatas sentados en el suelo de la Rambla antes de sufrir la reforma, cuando todavía pasaban coches por los laterales, pero ahora lo compramos para llevarlo a casa y disfrutarlo calentitos y cómodos.
El sabor ha variado poco, pero lo más importante de este lugar, son todos los recuerdos a los que nos acerca.

(menos de €4 si no eres un agonías…)