Desengaño en el Mercado de Ibiza…

Últimamente no teníamos malas experiencias en una visita como la que vamos a detallar. Rabia nos da la situación, pero no la de los malos comentarios que vamos a realizar, sino lo mal que quedamos delante de un gran amigo y por casualidad el ex jefe de uno de nosotros.
Cada vez que nos viene a visitar intentamos sorprenderle con alguna novedad gastronómica con la que pueda regresar a su ciudad y bacilar un poco, que sabemos que lo hace. Pero esta vez la hemos cagado de lo lindo y sabemos que el bacile se transformará en burla… burla sana, pero burla.

Para poner en antecedentes, hablamos desde el entendimiento laboral y personal, ya que unos 20 años en el sector nos avalan y dicho amigo unos pocos más, aparte de sus estudios de hostelería y su posición de Director de Operaciones de un gran grupo.
Después de que varios conocidos nos recomendaran visitar dicho restaurante, el Mercado de Ibiza situado en la calle Ibiza numero 8 de Madrid, decidimos que era el momento para conocerlo.

Llegamos sobre las 20,30 de la noche y desde un principio la situación fue extraña. Extraña porque al llegar parecíamos ser unos desconocidos delante de todo el personal que estaba más preocupado de comentar jugadas entre ellos con gente que asumimos que conocían, que por nosotros que íbamos a intentar disfrutar de la experiencia.

Nos sentamos directamente nosotros en una de las mesas altas que tienen en la zona de la entrada y donde al cabo de no mucho se acercó una de las chicas para tomarnos nota. Al comentarle que queríamos un par de copas de vino y que nos gustaría saber que tenían, la respuesta fue de lo menos esperada e incomoda. ¿Rioja? unos segundos de silencio nos separaron de la respuesta de si nos podía acercar la carta para ver que tenían. Hablamos de un establecimiento que tiene justo en la entrada un buen display de vinos con una selección con la que muchos les gustaría contar. Sin darle mucha importancia en ese momento decidimos seguir con nuestra experiencia con un par de copas de “Marques de Murrieta”, a lo fácil y resultón, pero bien bueno que está el jarabe.

thumb_IMG_7289_1024Marques de Murrieta y pintxo de Humus @ Mercado de Ibiza, C/ de Ibiza nº8, Madrid.

Al servirnos la copa se le cayó parte en la mesa sin preocuparse, y no me refiero a una gota sino que a varias juntas que formaban un charquito. En ese mismo instante esperábamos que nos comentara si queríamos algo para comer, pero sin más se giró y regresó donde sus conocidos seguían comentando sus andanzas. Pasados varios minutos decidí que la incomodidad se agravaba y que ya tocaba levantar la mano para que alguien nos atendiera y tomara nota de nuestras necesidades que todavía no sabíamos cuales eran ya que conseguir una carta era igual de difícil que contar con una buena atención.
Ya con carta en mano y con la propuesta decidida se lo lanzamos para que cuanto antes nos lo trajeran y así seguir con nuestra noche de charlas y reencuentros.
Lo primero en llegar y bastante rápido fue el pintxo que acompaña las bebidas, un vasito con humus y brotes que la verdad parecía adelantar que iba a ser una experiencia bastante buena, pero no.

thumb_IMG_7292_1024Media de Jamón Ibérico @ Mercado de Ibiza, C/ Ibiza nº8, Madrid.

“Jamón Ibérico” media ración 14,00€. La foto no está trucada y es tal cual llegó a la mesa. Unos trozos de jamón sin nada de grasa y acartonados por estar empaquetados al vacío, sí señoras y señores, empaquetado al vacío. No es que sea malo el que lo esté, pero el jamón queda con una textura plastificada cuando lo envasas al vacío aparte de endurecer. Y como sabemos que lo estaba… la cocina está abierta con un gran ventanal y la persona que se encargaba de preparar las raciones no se preocupaba para nada si se veía o no desde fuera el desembolse del jamón.

thumb_IMG_7297_1024Croquetas de Queso @ Mercado de Ibiza, C/ de Ibiza nº8, Madrid.

Sin haber terminado el jamón, ya que intentábamos que durase todo lo posible, llegaron las “Croquetas de Queso”, media ración, 7,00€. Sosas y sin ninguna característica que justificaran esos siete euros.

thumb_IMG_7296_1024.jpgAnchoas @ Mercado de Ibiza, C/ Ibiza nº8, Madrid.

Y he aquí media ración de “Anchoas” por 10,00€. Simples.

thumb_IMG_7300_1024.jpg¿La Ensaladilla Rusa más cara de Madrid? @ Mercado de Ibiza, C/ Ibiza nº8, Madrid.

¿“Ensaladilla Rusa” por 10,00€? Será de otro planeta suponemos… pues no. Simplemente dos gambas coronando el plato y si no nos equivocamos lo único especial es el nabo que le daba un sabor diferente. No nos la vamos a jugar, pero tenía toda la pinta de ser de 5ª gama, o el cocinero que la prepara tiene un ojo para hacer los cuadrados idénticos que a más de uno le gustaría. Ni la terminamos…
Ya bastante molestos con la experiencia y la poca atención recibida decidimos pedir la cuenta a nuestra camarera con la intención de comentarle la situación. Pasados diez minutos y sin haber recibido el papelito de caja con la sorpresa final volvimos a solicitarla a la misma persona.

thumb_IMG_7303_1024.jpgMercado de Ibiza @ C/ de Ibiza nº8, Madrid.

Y he aquí la guinda de la la experiencia… la tomadura de pelo final, 58,80€ con la que a mi acompañante casi le da un ataque. No por ser caro, sino por el morro de poner 1,80€ de servicio mesa… ¿Qué servicio? ¿El de estar ocupando más tiempo de lo debido un taburete a causa de la mala atención y poca preocupación hacia nosotros?

Nunca lo sabremos, ya que cuando se acercaron a cobrarnos intentamos comentárselo a nuestra camarera, si, digo intentamos ya que antes de que termináramos de contarle algunas cosas cogió y dijo que lo sentía mucho alejándose de la mesa y sin mirarnos… vamos, que nos quedamos con la palabra en la boca, un agujero en la cuenta y una cara de tontos por la tomadura de pelo.

Una experiencia nada recomendable para dos personas con 4 copas de vino bien buenas pero con 4 platos de chiste a precio de viaje a la luna con una calidad muy discutible… 57,00€… sin olvidar el 1,80€ por el servicio que suman 58,80.

Fue salir del recinto y entrar en otro conocido nuestro para arreglar la noche con productos frescos de calidad y precios honestos.

Goizekito, no le llaméis hamburguesa, llamarlo “Pepito”…

El tema de las hamburguesas empieza a ser un despliegue sin medios donde mucha gente intenta subirse al tren para aprovechar la ocasión y así llevarse algunos clientes extra. La verdad que muchos han logrado sumarse a ese tren, pero hay otros que deberían de pensárselo un par de veces, no digo tres veces sino que solo un par para ponérselo mas fácil y asegurarse de que lo dejen antes de que sea demasiado tarde.

En esta ocasión os hablaremos de uno de los tres restaurantes que el Corte Inglés de Princesa tiene en su última planta.
Hace ya varios meses el Corte Inglés de Princesa se quiso sumar a los Gourmet Experience que tiene repartidos en varios de sus centros de Madrid, con tan mala suerte de equivocarse en la manera de gestionarlo y no dándole la importancia que realmente debería de tener. No tiene el sello de Gourmet Experience y no creo que logren llegar a tenerlo.

goizekito de restaurantes rc 1Goizekito @ El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

Hoy hablaremos del hermano pequeño de una gran marca de restaurantes vascos, el Goizekito. Situado posiblemente en la peor parte de este intento de Gourmet Experience pero con unas vistas extraordinarias de Madrid, este pequeño establecimiento moderno y la verdad que muy acogedor a primera vista, intenta aguantar el chaparrón de falta de clientes que éste Corte Inglés necesita.

goizekito de restaurantes rc 2Goizekito @ El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

Como iba con un poco de prisa y solo quería comer algo simple y sin mucha elaboración decidí continuar con la búsqueda de la mejor hamburguesa de Madrid, pero con un poco de mala suerte encontré posiblemente la peor de todas hasta el momento.
En la carta tienen anunciadas dos hamburguesas, una que solo pone “Hamburguesa” y la otra “Hamburguesa de Jarrete”, ambas a 6.50€.

goizekito de restaurantes rc 3Detalle carta @ Goizekito, El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

Para saber un poco más de ambas le pregunté al camarero que cual me recomendaba dejándome un poco perplejo con la contestación. Al parecer la llamada “Hamburguesa” no tiene nada de especial y la verdad no vale la pena, por lo que me hizo entender dicho camarero; la “Hamburguesa de Jarrete”, que al final después de ver la poca recomendación que me daba el camarero con la otra, fue con la que me quedé.

goizekito de restaurantes rc 4Vistas desde la sala @ Goizekito, El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

La verdad que mientras esperaba que llegara me estaba imaginando como hacían estas hamburguesas de jarrete, ya que es un guiso extraordinario con los que te enamoras a primera vista. ¿Picarían la carne, le darían forma ovalada y la guisarían durante horas para dejarla tierna? ¿Guisarían la pieza primero y luego de alguna forma con otros ingredientes le darían forma de hamburguesa? La verdad que estaba intrigado y a la vez un poco mosqueado al empezar a pensar que debería de haber ido a otro sitio a comer.

goizekito de restaurantes rc 5Detalle de barra y cocina abierta @ Goizekito, El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

Una vez llegó la hamburguesa me quedé un poco desilusionado. No tenía nada que ver con todo lo que me había imaginado. En un plato alargado más bien pequeño me presentaron unas patatas fritas con muy buena pinta y un panecito pequeño rellenado con varios ingredientes, pero con la ausencia del elemento principal, el jarrete. Digo ausencia porque los pocos trozos que pude encontrar eran canibalizados por el exceso de champiñones, tortilla, y queso entre otros. Parecía más un “Pepito” que una hamburguesa, a lo mejor si lo vendieran de esta manera y con un pan de barra, gustaría más.

goizekito derestaurantesrc 6Hamburguesa de Jarrete @ Goizekito, El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

El poco jarrete que encontré estaba bastante bien cocinado con una textura tierna y agradable al paladar, pero como ya he comentado acerca del sabor poco podré decir ya que otros ingredientes se mezclaban entre medio y no me daban la oportunidad a saborearlo.
El adjetivo o nombre directo de hamburguesa debería ser destinado simplemente a carnes picadas o productos triturados y manipulados de una manera en concreto, ya que si no también podemos poner lonchas de chorizo entre un panecillo y llamarlo “Hamburguesa de Carne Ibérica especiada con Pimentón y Curada Durante Meses”.

goizekito derestaurantesrcHamburguesa de Jarrete @ Goizekito, El Corte Inglés Princesa, C/ Princesa nº56, Planta 7, Madrid.

Hay que decir que la atención después de las no recomendaciones fue de lo más correcto y agradable y las patatas fritas, aunque nada crujientes, estan bastante buenas de sabor.

Aunque la visita no fue para nada desorbitada de precio, creo que por lo que recibí fue caro, cosa que ya me hace pensármelo dos veces antes de volver a visitarlos y ojear un poco más la carta.

( Con cuidado donde nos pedimos las hamburguesas acompañado de un botellín de agua, unos 10.00€ )

¿Pecado carnal? Esperaba más porno…

Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Soy un amante de la carne picada en todas sus versiones, ya lo he dicho en varias ocasiones. Hamburguesas de todo tipo, salchichas o butifarras, steak tartar, en salsas, pasteles o dentro de una bomba, me encanta. Lo que me molesta es el auge que hay con tanta hamburguesa y tanto restaurante que se apunta a la moda. Es un producto muy fácil de manipular, pero no nos engañemos tiene su arte hacerlo bien y conquistar a los más carnívoros de dicho ejemplar.
En mi época en Canadá aprendí una cosa muy básica y real, la hamburguesa se hace a la barbacoa y el elemento es simplemente un buen trozo de carne picada, sal y pimienta, ¡y nada más! Confieso que en ocasiones me he saltado esta ley para añadir ingredientes con los que engordar el asunto y darle otro aire para que la gente se entretenga en adivinar que lleva, pero repito… carne picada, sal y pimienta, punto.

IMG_8103Pecado Carnal @ C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Buscando en blogs gastronómicos y escuchando recomendaciones varias, decidimos acercarnos a la hamburguesería “Pecado Carnal” de la calle Alberto Aguilera número 19. Esta marca está siempre dentro de los 10 primeros a lo que hamburguesas se refiere en Madrid, cosa que por una regla de tres íbamos a comer una de las mejores hamburguesas de Madrid.
Para empezar y pensando que un sábado por la noche iba a ser difícil encontrar mesa decidimos reservarla a través de la página web. Obtuvimos un descuento directo del 30% solo por hacer dicha reserva desde la página, cosa que me sorprendió un poquito, pero bueno.
La reserva era a las 10 de la noche y pensaba que había reservado demasiado tarde cuando me di cuenta al entrar que posiblemente nos habíamos equivocado de restaurante. Digo equivocar porque el establecimiento estaba totalmente vacío. Ya sea la zona o no, un restaurante que esté sin un alma un sábado por la noche a las 10, me preocupa.

IMG_8111Interior de la sala con solo nuestra mesa @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Así por encima pude observar que solo una persona estaba al frente de la sala y supuse que otra persona estaría en la cocina. La noche desde mi parecer no prometía mucho pero no quería salir corriendo y prefería pensar en esas recomendaciones y buenas señas que todo el mundo les daba.
Empezamos a comentar la carta con la chica que nos atendía y nos comentó que el descuento tenía condiciones, ya empezamos.

IMG_8107Detalle de carta @ Pecado Carnal, Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La chica nos cuenta que para poder disfrutar de ese descuento debemos pedir cuatro platos con varias combinaciones entre postres, entrantes y primeros. Nuestra intención eran solo las hamburguesas y las bebidas, y quién sabe si llegaríamos a los postres. Uy perdón, a los postres sí, ya que desde las redes sociales el mismo “Pecado Carnal” nos recomendó el brownie y prometimos que lo pediríamos.
Los entrantes no nos atraían mucho pero decidimos ir a por el queso de cabra con cebolla caramelizada hasta que vimos en un cartel gigante de la pared una selección de artículos que no estaban en la carta pero que de una manera u otra eran más atractivos.

IMG_8112Detalle de carta de terraza @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Decidimos que en vez de solo 1 entrante pediríamos 2 ya que teníamos ganas de probar distintos platos, con una hamburguesa para cada uno y el brownie a compartir. Aquí fue donde la chica nos paró y nos comentó que esa carta solo era para la terraza… empezamos mal. Me estás diciendo que estamos solos en el restaurante, que tenemos que pedir cuatro platos de la oferta sean cuales sean, que pedimos todavía más platos de los necesarios por lo que vamos a hacer un gasto superior y aun así no podemos aprovecharnos de este descuento porque los platos de la terraza no entran en esta oferta? Un poco sorprendidos regresamos a la elección inicial sin muchas ganas y nos pedimos el queso de cabra con cebolla caramelizada.
En este punto empezaron a llegar comensales con una hoja en la mano. ¿Cada una de las personas que entraba al establecimiento traía consigo una oferta en la mano? ¿Hemos entrado en el restaurante de las rebajas y no nos hemos enterado? Fuera como fuere, llegaron los entrantes.

IMG_8119“Queso de Cabra Templado Sobre Mosaico de Cebolla Caramelizada” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

“Queso de Cabra Templado Sobre Mosaico de Cebolla Caramelizada” por el módico precio de 6.20€, no empezamos nada bien. Una cuchara sopera de cebolla caramelizada en la base, con dos trozos de rulo de cabra cortados bastante finos y calentados a la salamandra, rodeados de unas tostaditas básicas sin gracias alguna.
Una vez terminado el entrante nos acercaron las hamburguesas que fueron recomendadas por nuestra camarera.

IMG_8127“Truffled Cheese Kobe Burger” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La primera fue la “Truffled Cheese Kobe Burger” cocinada al punto. Una hamburguesa cubierta de salsa de boletus y trufa negra con una cantidad de patatas gajo un poco escasa por 15.80€.

IMG_8122“Black Garlic Kobe Burger” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La segunda una “Black Garlic Kobe Burger” cocinada también al punto por 13.80€, un poco mejor presentada y con un aspecto más apetecible que su similar en la mesa.
Ambas hamburguesas nos decepcionaron a lo que sabor representa. Esperábamos un sabor intenso y agradable, y nos encontramos con que el exceso de salsa superaba a la carne y no dejaba disfrutar a la misma. Evidentemente muchos diréis que no era carne de Kobe, cosa que también nos cuestionábamos nosotros, por lo que preguntamos a nuestra camarera poniéndola en el compromiso y en la situación de confesar secretos de la marca. Le preguntábamos si esta carne de kobe era real y si así era, ¿estaba criada en Japón o en España?

IMG_8133Detalle del corte de ambas hamburguesas @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Contestó rápido y firme, cosa que debimos respetar, carne de Kobe 100% criada en España. Otra cosa que no nos gustó nada fue la cesta de sobrecitos de mayonesa, kétchup y mostaza que está en cada mesa y que por nuestro parecer es más bien de lugar de hamburguesa de 4.00€ que de hamburguesas Premium.

IMG_8134Detalle de sobres de condimento @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Una vez terminados y ya con la sala llena, nos acercó los postres. Un “Brownie” coronado con dos bolas de helado de vainilla y salsa de chocolate que hicieron que los botones de nuestro pantalón se desabrocharan solos para poder ingerir sin problemas tal monstruosidad. El brownie en si estaba correcto de textura y sabor, con trozos grandes de nueces que hacían más entretenida la experiencia.

IMG_8144“Brownie” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Una vez terminados y con intenciones de irnos, nos fue un poco difícil encontrar a nuestra camarera. La sala llena con algún que otro grupo superior a las 6 personas, hacían que la atención personalizada fuera más difícil. Supongo que los costes de personal están limitados a tanta oferta y descuentos, por lo que no se quieren poner más manos para solucionar las horas punta., no lo sé, solo supongo. A lo mejor un segundo camarero ha fallado, o está enfermo. Aun así, la atención recibida por la chica y la rapidez en su gestión fueron excelentes para nosotros. Recibimos una cuenta más que agradable al bolsillo y sorprendente al pensar en lo que hubiéramos pagado sin ese descuento. En esta ocasión no bebimos más que agua de botella.

IMG_8109Pues sí, pero no nuestros comentarios por favor @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La oferta en si es correcta con algunas mejoras de presentación y opciones de las ofertas, el servicio ya hemos comentado que por nuestra parte más que contentos, pero calidad precio si no vas con un descuento es excesivamente caro por lo que recibes. Tendremos que ir a otro establecimiento de la marca para ver si todos son iguales o si simplemente fue una noche de mala suerte.

Al pagar e irnos esperamos acerca de dos minutos en la entrada a ver si veíamos a la camarera para despedirnos pero fue imposible ya que estaba en la sala interior atendiendo a una de las mesas grandes.

( Cena para dos sin pecar mucho y con descuentos incluidos 32.40 € )

http://www.pecadocarnal.es

“Malvenidos” a Casa Montaña…

Casa Montaña, C/ Josep Benlliure nº69, Valencia.

Varias son las veces que hemos visitado este lugar y varias son las veces que hemos dicho de no regresar. Pero por una cosa u otra cuando tenemos que enseñar gastronómicamente Valencia terminamos entrando aquí. La cosa es muy simple, el local es un clásico, la calidad de la comida y los vinos es buenísima, pero el servicio es de los más altivo, desagradable y antipático. No hablamos por todos los que trabajan en tal lugar, sino sólo una persona en concreto que ya lleva años trabajando ahí y parece ser que la antipatía es lo que rige en su manera de servir. Suerte tienen que el turismo se deja caer y que más de uno no entiende español, porque si no otro gallo cantaría. Lo peor de todo es que siempre que vamos esta ella…

thumb_IMG_9588_1024 3Casa Montaña @ C/ Josep Benlliure nº69, Valencia.

En esta visita y después de ver que esta persona sigue atendiendo igual a todo el que se atreva a intentar disfrutar de un buen y relajado momento decidimos pedir dos cositas y marchar. Lástima ya que íbamos con ganas de catar todo lo posible y disfrutar de lo lindo, pero que le vamos a hacer.

Solo entrar nos acercamos a una esquina para no molestar a nadie, ya que íbamos con un bebe, podíamos dejar nuestras pertenencias encima de un taburete y sin penalizar el paso ni el trabajo a nadie.

thumb_IMG_9589_1024Barra @ Casa Montaña, C/ Josep Benlliure nº69, Valencia.

Pasados ya unos minutos y sin nadie que se acercara atendernos, nos dirigimos a la barra a pedir alguna cosa de beber y así saciar un poco la sed mientras terminábamos de decidir que picar. Y como no hizo la aparición estelar nuestra camarera del día con su simpatía desbordada y exagerada con el comentario de rigor… “Perdona, ves a tu mesa que ahora cuando atienda a la otra mesa te tomare nota”… toma ya. A todo esto os aseguro que el tono no era nada amigable.

Como mi media naranja en crímenes gastronómicos era la nueva en esta visita, decidimos quedarnos y picar un par de cosas mientras ojeaba las barricas de vino y otras cosas curiosas del local.

Cuando decidió atendernos, y después de decirnos que las chaquetas no podían estar en los taburetes, obligándonos a colgarlas de unos ganchos debajo de las mesas donde las chaquetas descansan tocando el suelo, le pedimos 4 vermuts.

Una vez servidos los vermuts y con las ideas claras de que nos íbamos a ir a comer a otro lugar nos pedimos un par de cosillas para picar, unos “michirones” 5,75€ y unas anchoas 2,80€ la unidad.

thumb_IMG_9595_1024 3Michirones @ Casa Montaña, C7 Josep Benlliure nº69, Valencia.

Los “michirones” o más conocidos como habas, estaban riquísimos. Varios dirán que no son nada del otro mundo, unas habas hervidas y punto. Pero para los amantes de dicho producto, el sabor es esencial y el punto de cocción elemental. Y este plato reúne ambos.

thumb_IMG_9602_1024 2Anchoas @ Casa Montaña, C/ Josep Benlliure nº69, Valencia.

Y las anchoas, bien buenas que estaban. Bañadas en aove y en su punto correcto de sal con una textura cremosa saciaron nuestras ganas del picoteo. Viva las anchoas de Santoña.

Hay que decir que las veces que hemos estado dentro en el restaurante todo ha salido redondo, pero las veces que hemos estado en la zona de la taberna, ha sido un accidente a lo que servicio se refiere.
Uno de esos locales que seguirán igual porque el trato al cliente es lo de menos ya que el turismo se asegura de que no tengan esta preocupación. Y si la razón no es ésta, la verdad que ya es lo de menos, porque esta vez sí que es la última de verdad.

(Una experiencia para olvidar unos 22.00€ )