¿Pecado carnal? Esperaba más porno…

Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Soy un amante de la carne picada en todas sus versiones, ya lo he dicho en varias ocasiones. Hamburguesas de todo tipo, salchichas o butifarras, steak tartar, en salsas, pasteles o dentro de una bomba, me encanta. Lo que me molesta es el auge que hay con tanta hamburguesa y tanto restaurante que se apunta a la moda. Es un producto muy fácil de manipular, pero no nos engañemos tiene su arte hacerlo bien y conquistar a los más carnívoros de dicho ejemplar.
En mi época en Canadá aprendí una cosa muy básica y real, la hamburguesa se hace a la barbacoa y el elemento es simplemente un buen trozo de carne picada, sal y pimienta, ¡y nada más! Confieso que en ocasiones me he saltado esta ley para añadir ingredientes con los que engordar el asunto y darle otro aire para que la gente se entretenga en adivinar que lleva, pero repito… carne picada, sal y pimienta, punto.

IMG_8103Pecado Carnal @ C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Buscando en blogs gastronómicos y escuchando recomendaciones varias, decidimos acercarnos a la hamburguesería “Pecado Carnal” de la calle Alberto Aguilera número 19. Esta marca está siempre dentro de los 10 primeros a lo que hamburguesas se refiere en Madrid, cosa que por una regla de tres íbamos a comer una de las mejores hamburguesas de Madrid.
Para empezar y pensando que un sábado por la noche iba a ser difícil encontrar mesa decidimos reservarla a través de la página web. Obtuvimos un descuento directo del 30% solo por hacer dicha reserva desde la página, cosa que me sorprendió un poquito, pero bueno.
La reserva era a las 10 de la noche y pensaba que había reservado demasiado tarde cuando me di cuenta al entrar que posiblemente nos habíamos equivocado de restaurante. Digo equivocar porque el establecimiento estaba totalmente vacío. Ya sea la zona o no, un restaurante que esté sin un alma un sábado por la noche a las 10, me preocupa.

IMG_8111Interior de la sala con solo nuestra mesa @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Así por encima pude observar que solo una persona estaba al frente de la sala y supuse que otra persona estaría en la cocina. La noche desde mi parecer no prometía mucho pero no quería salir corriendo y prefería pensar en esas recomendaciones y buenas señas que todo el mundo les daba.
Empezamos a comentar la carta con la chica que nos atendía y nos comentó que el descuento tenía condiciones, ya empezamos.

IMG_8107Detalle de carta @ Pecado Carnal, Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La chica nos cuenta que para poder disfrutar de ese descuento debemos pedir cuatro platos con varias combinaciones entre postres, entrantes y primeros. Nuestra intención eran solo las hamburguesas y las bebidas, y quién sabe si llegaríamos a los postres. Uy perdón, a los postres sí, ya que desde las redes sociales el mismo “Pecado Carnal” nos recomendó el brownie y prometimos que lo pediríamos.
Los entrantes no nos atraían mucho pero decidimos ir a por el queso de cabra con cebolla caramelizada hasta que vimos en un cartel gigante de la pared una selección de artículos que no estaban en la carta pero que de una manera u otra eran más atractivos.

IMG_8112Detalle de carta de terraza @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Decidimos que en vez de solo 1 entrante pediríamos 2 ya que teníamos ganas de probar distintos platos, con una hamburguesa para cada uno y el brownie a compartir. Aquí fue donde la chica nos paró y nos comentó que esa carta solo era para la terraza… empezamos mal. Me estás diciendo que estamos solos en el restaurante, que tenemos que pedir cuatro platos de la oferta sean cuales sean, que pedimos todavía más platos de los necesarios por lo que vamos a hacer un gasto superior y aun así no podemos aprovecharnos de este descuento porque los platos de la terraza no entran en esta oferta? Un poco sorprendidos regresamos a la elección inicial sin muchas ganas y nos pedimos el queso de cabra con cebolla caramelizada.
En este punto empezaron a llegar comensales con una hoja en la mano. ¿Cada una de las personas que entraba al establecimiento traía consigo una oferta en la mano? ¿Hemos entrado en el restaurante de las rebajas y no nos hemos enterado? Fuera como fuere, llegaron los entrantes.

IMG_8119“Queso de Cabra Templado Sobre Mosaico de Cebolla Caramelizada” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

“Queso de Cabra Templado Sobre Mosaico de Cebolla Caramelizada” por el módico precio de 6.20€, no empezamos nada bien. Una cuchara sopera de cebolla caramelizada en la base, con dos trozos de rulo de cabra cortados bastante finos y calentados a la salamandra, rodeados de unas tostaditas básicas sin gracias alguna.
Una vez terminado el entrante nos acercaron las hamburguesas que fueron recomendadas por nuestra camarera.

IMG_8127“Truffled Cheese Kobe Burger” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La primera fue la “Truffled Cheese Kobe Burger” cocinada al punto. Una hamburguesa cubierta de salsa de boletus y trufa negra con una cantidad de patatas gajo un poco escasa por 15.80€.

IMG_8122“Black Garlic Kobe Burger” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La segunda una “Black Garlic Kobe Burger” cocinada también al punto por 13.80€, un poco mejor presentada y con un aspecto más apetecible que su similar en la mesa.
Ambas hamburguesas nos decepcionaron a lo que sabor representa. Esperábamos un sabor intenso y agradable, y nos encontramos con que el exceso de salsa superaba a la carne y no dejaba disfrutar a la misma. Evidentemente muchos diréis que no era carne de Kobe, cosa que también nos cuestionábamos nosotros, por lo que preguntamos a nuestra camarera poniéndola en el compromiso y en la situación de confesar secretos de la marca. Le preguntábamos si esta carne de kobe era real y si así era, ¿estaba criada en Japón o en España?

IMG_8133Detalle del corte de ambas hamburguesas @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Contestó rápido y firme, cosa que debimos respetar, carne de Kobe 100% criada en España. Otra cosa que no nos gustó nada fue la cesta de sobrecitos de mayonesa, kétchup y mostaza que está en cada mesa y que por nuestro parecer es más bien de lugar de hamburguesa de 4.00€ que de hamburguesas Premium.

IMG_8134Detalle de sobres de condimento @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Una vez terminados y ya con la sala llena, nos acercó los postres. Un “Brownie” coronado con dos bolas de helado de vainilla y salsa de chocolate que hicieron que los botones de nuestro pantalón se desabrocharan solos para poder ingerir sin problemas tal monstruosidad. El brownie en si estaba correcto de textura y sabor, con trozos grandes de nueces que hacían más entretenida la experiencia.

IMG_8144“Brownie” @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

Una vez terminados y con intenciones de irnos, nos fue un poco difícil encontrar a nuestra camarera. La sala llena con algún que otro grupo superior a las 6 personas, hacían que la atención personalizada fuera más difícil. Supongo que los costes de personal están limitados a tanta oferta y descuentos, por lo que no se quieren poner más manos para solucionar las horas punta., no lo sé, solo supongo. A lo mejor un segundo camarero ha fallado, o está enfermo. Aun así, la atención recibida por la chica y la rapidez en su gestión fueron excelentes para nosotros. Recibimos una cuenta más que agradable al bolsillo y sorprendente al pensar en lo que hubiéramos pagado sin ese descuento. En esta ocasión no bebimos más que agua de botella.

IMG_8109Pues sí, pero no nuestros comentarios por favor @ Pecado Carnal, C/ Alberto Aguilera nº19, Madrid.

La oferta en si es correcta con algunas mejoras de presentación y opciones de las ofertas, el servicio ya hemos comentado que por nuestra parte más que contentos, pero calidad precio si no vas con un descuento es excesivamente caro por lo que recibes. Tendremos que ir a otro establecimiento de la marca para ver si todos son iguales o si simplemente fue una noche de mala suerte.

Al pagar e irnos esperamos acerca de dos minutos en la entrada a ver si veíamos a la camarera para despedirnos pero fue imposible ya que estaba en la sala interior atendiendo a una de las mesas grandes.

( Cena para dos sin pecar mucho y con descuentos incluidos 32.40 € )

http://www.pecadocarnal.es

Anuncios

¿Pendiente, perro caliente? No preguntes, simplemente… Street by Gramabar.

Street by Gramabar, C/ Perez Galdós nº2, Madrid.

Todo lo referente a la comida callejera nos vuelve locos y nos hace disfrutar como niños. Pero no todas las veces salimos satisfechos de la experiencia ya sea porque el producto no es el adecuado, porque te lo sirven demasiado frío, porque es demasiado sucio o por varias razones más. Pero hay otras veces que sales encantado ya que has disfrutado con el producto, la atención y la experiencia en general… y este es uno de esos casos.

thumb_IMG_3519_1024Street by Gramabar @ C/ Perez Galdós nº2, Madrid.

Nuestra visita callejera ha sido en Street by Gramabar, un pequeño establecimiento situado en la calle de Perez Galdós nº2 de Madrid justo en una de las callejuelas que derivan de Fuencarral, en el que los perritos calientes y hamburguesas son su especialidad. Desde fuera no nos decía gran cosa, un par de mesas en la terraza y una visión corta del interior. Nos adentramos y la cosa no cambia mucho, un espacio reducido con alguna mesita y un poco de barra para poder devorar lo que sea que quieras comer, pero estos son los locales que nos terminan gustando de comida callejera, ya que están pensados para coger algo rápido y tomarlo al “tran tran” sin florituras.

thumb_IMG_3513_1024Street by Gramabar @ C/ Perez Galdós nº2, Madrid.

Nos atendió Jennifer y nos recomendó que nos sentáramos en el exterior, donde una pequeña estufa nos esperaba y nos acompañó durante toda la experiencia.

Nos explicó un poco de donde viene Street by Gramabar y como trabajan, cosa que la verdad fue de lo más interesante.

Una vez enterados de todo y con ganas de hincar el diente a alguna de sus delicias nos recomendó varios productos que podíamos pedir y como no somos fáciles ni nada, cogimos algunas de sus recomendaciones.

thumb_IMG_3535_1024Tequeños @ Street by Gramabar, C/ Perez Galdós nº2, Madrid.

Para empezar nos acercaron unos “Tequeños” 4€ con una selección de salsas caseras de lo más curiosas preparadas por las mamás de Gramabar, como por ejemplo la “Guasacaca”, la de “Aguacate” o la de “Chipotle”, cada una mejor que la otra.
Los tequeños en sí, gruesos pero ideales para untarlos con la salsa artesana que más gustes, nosotros atacamos con la Guasacaca y la de Chipotle… pero también la Jelly Jalapeño ya que nos gusta un poco de chispa.

Y aquí empezamos con la especialidad de la casa, los perritos calientes.

thumb_IMG_3544_1024Caracas @ Street by Gramabar, C/ Perez Galdós, Madrid.

El primero en llegar, el “Caracas” 4€, como dice en la carta, el perrito de la capital. Compuesto por repollo, cebolla, patatas, queso y las tres salsas. Una presentación divina y divertida con un pan más rojo que un tomate y tierno como una nube. Nos encantó todo en él, pero lo que nos sorprendió fue el sabor de la salchicha en sí, una artesana muy jugosa. Solo tenemos una duda que nos persigue desde entonces… ¿Pendiente, perro caliente?

thumb_IMG_3550_1024Orale @ Street by Gramabar, C/ Perez Galdós nº2, Madrid.

El siguiente el “Orale” 4€, que un poco nos da a entrever que será con aires mexicanos. Guacamole, pico de gallo, queso gouda y jalapeños. Si a todo esto, a cada bocado le untas un poco de Jelly Jalapeño y Chipotle, tienes una combinación enchilando tu boca que no te dejará indiferente… no apto para cobardes. Aunque este perrito se ha convertido en uno de nuestros favoritos, no estaría de más darle un golpe de calor al queso para medio fundirlo sin llegar a perder su cuerpo.

Al ver que a lo que perritos representa, saben lo que se hacen, nos pedimos una hamburguesa para ver si también estaban en línea con sus hermanos mayores de Gramabar. Pues oye, no lo hacen nada mal tampoco.

thumb_IMG_3552_1024La Francesa @ Street by Gramabar, C/ Perez Galdós nº2, Madrid.

Para la hamburguesa regresamos a Europa y nos pedimos “La Francesa” 7€, “ce plaicir”. Queso brie, cebolla caramelizada, cebolla crujiente y mostaza Dijon… combinación de sabores a todas las escalas.

Una experiencia de lo más satisfactoria con productos de primera calidad a buen precio, muy divertidos y con unas presentaciones muy cuidadas.

( Dos perritos de otro continente, una burger del nuestro y un entrante potente, unos 20€ )

¿La mejor hamburguesa de Madrid? New York Burger…

“New York Burger”, C/ Recoletos nº4, Madrid.

En Madrid está repleto de hamburgueserías modernas y gourmet. Vayas donde vayas te encuentras alguna versión de carne picada aplastada entre dos mitades de bollo con sus salsas y complementos que nos hacen babear solo con imaginarlas.
Uno de estos lugares es el restaurante “New York Burger” situado en la calle Recoletos nº 4. Una entrada pequeña que no deja ver la grandeza que nos encontramos al pisar su interior. Te reciben con un atril como si de un súper restaurante se tratara, donde te dan la bienvenida y te acercan a la mesa que te va a acomodar durante la velada.
Una vez sentado te ofrecen las cartas y algo de beber con una sonrisa en la cara y muy amigablemente. Nos pedimos un vino tinto crianza y una coca cola zero.
Mientras esperábamos las bebidas empezamos a ojear la carta donde nos sorprendió la gran variedad de combinaciones por las que puedes optar.

carta-3.pngCarta @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Primero tienes que elegir entre barrios y edificios emblemáticos de Nueva York, con los que te volverás loco viendo las combinaciones que han hecho. Luego tienes que elegir el gramaje de la hamburguesa que va de 100 gramos hasta 500 gramos, toda una lujuria carnívora. Seguidamente el punto de cocción de la carne. En este punto ya crees que has terminado de pensar, pues no. Hay que elegir también la guarnición y el tipo de pan. Vamos, que se aseguran de que pidas lo que pidas sea lo más cercano a la satisfacción que te puedan ofrecer. Una vez ya teníamos claro lo que queríamos llegaron las bebidas y pudimos hacer nuestro pedido.
Para empezar nos pedimos unos aros de cebolla, seguido de las hamburguesas.

IMG_4867“Aros de Cebolla” @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Los aros de cebolla eran bastante básicos, con una salsa barbacoa poco atractiva. Parte de los aros estaban fríos, dando a entender que mezclaron dos tiradas para servirnos. La verdad que nos los terminamos simplemente por inercia y no por el disfrute de los mismos.
Una vez retirado el plato vacío de los “aritos” y sin parpadear, llegaron las hamburguesas.
La elección de mi compañera de aventuras fue la nombrada como “Estatua de la Libertad”.

IMG_4872“Estatua de la Libertad” @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Compuesta por el pan elegido de “Amapola” y un trozo de carne de 250 gramos hecho al horno de carbón con aires a barbacoa con “Parmesano”, “Tomate al Horno” y “Albahaca Fresca” con guarnición de “Patata al Horno”.
Mi capricho fue la “Park Avenue”.

IMG_4871“Park Avenue” @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Pan de “Focaccia” ideal para intentar ocultar 350 gramos de carne picada con “Foie”, un toque de “Cebolla Caramelizada” y “Tomate” con guarnición de “Ensalada de Col”.
Al ver los platos nos quedamos un poco descontentos ya que los “toppings” de las hamburguesas eran ridículos. Un cachito de foie o unos trocitos diminutos de queso parmesano. Intentamos que esto no frenara nuestras ganas de catar semejantes trozos de carne, hasta que las mordimos. A ver, vamos a ver… por qué nos preguntáis a qué punto queremos la carne si al final la vais a traer como queréis? Es algo que parece ocurrir en muchos establecimientos, pero si se pide un pelín crudita, por qué la traen siempre al punto tirando a hecha? En fin.
Para intentar adornar un poco más me pedí unas salsas, ya que solo te ofrecen kétchup y la mostaza básica.

IMG_4874“Mostaza Miel” y “Salsa Picante” @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Pedí una picante y la de mostaza con miel. La primera más que picar parecía estaba avinagrada. Y la segunda tenía demasiado sabor a miel.
De postres nos pedimos un “cheese Cake” básico de fresa. Estaba rico, pero no será mi elección la próxima vez.

IMG_4876“Cheese Cake” @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Quitando todos estos pequeños detalles que a más de uno hubieran echado atrás para no regresar una próxima vez, hay que decir que ciertas situaciones y elementos hicieron que nos fuéramos muy contentos.
La atención de principio a fin fue excelente y muy agradable, atentos en todo momento de nuestras necesidades, rápidos y con una sonrisa de par en par.
La carne aunque un poco pasada para nuestro gusto, tenía ese sabor buenísimo a barbacoa, que nos hacía retroceder a nuestra época en Canadá donde los domingos quemábamos carne con carbón para ver el Hockey.
El establecimiento bastante limpio y con aires a “no somos una hamburguesería sino algo más”, te acogen desde un inicio hasta que decides abandonarlo.
Y por qué no, el precio. Después de todo lo tomado esperábamos algo como unos 55€ o 60€. Grata sorpresa al ver que no alcanzaba los 45€. Tres bebidas, un entrante, dos hamburguesas y un postre.

IMG_4877Cuenta final @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Realmente fue una muy buena experiencia y un seguramente volveremos… eso sí, digan lo que digan y aunque se acercan… no son las mejores hamburguesas de Madrid.

( Cena completa para dos quedándote bien y saliendo contento, 43.45€ )

www.newyorkburger.es

¿Comida sobre ruedas? … Algunos han pinchado.

madrEAT, Plaza de Pablo Ruiz Picasso nº1, Jardines de Azca, Madrid.

(Las fotos publicadas no corresponden a los negocios citados. Simplemente son para enseñaros lo divertidos y diferentes que pueden llegar a ser los “Food Trucks”)

La moda de los “food trucks” en España está a la alza. Camiones transformados en mini restaurantes ambulantes intentando servir comida de calidad a los comensales más exigentes que se acerquen. ¿Pero realmente lo estamos haciendo bien? ¿Son estos restaurantes con ruedas realmente lo que esperamos?
A principios de los 2000 me fui a vivir a Canadá durante una temporada donde culminé varios de mis sueños de la infancia. El primero era ver las cataratas del Niágara, el segundo conducir un coche americano de los 70 y el tercero comerme un “hot dog” en la calle comprado en un “food truck” estilo película de policías. Durante el tiempo que estuve viviendo en ese inmenso país, cada vez que podía compraba las delicias que me ofrecían los cocineros y a la vez conductores de dichos restaurantes. Cada día del año esos “food trucks” llegaban al lugar que les tocaba montando la paradita y preparándose para servir a una avalancha de trabajadores hambrientos que llegaban.

8747976.jpgColas para comer en las calles de Canadá.

La selección de comida aparte de ser variada era extensa. No solo te sirven tres o cuatro platos, sino que puedes llegar a tener una carta de más de diez elementos sin contar la gran variedad de bebidas sin alcohol que también te ofrecen. Una vez terminado su turno desmontan la paradita y se van conduciendo otra vez a sus aposentos donde cargarán energías para volver a empezar al día siguiente. Esta acción la realizan cientos de camiones por las calles de la ciudad y no en una zona común donde están todos como si no les dejaran salir a la calle.

IMG_5967La Meat Truck de Carnes de la Finca @ madrEAT, Madrid.

Últimamente los fines de semana alrededor de España podemos ver diferentes ferias o concentraciones de dichos restaurantes ambulantes y de los amantes y fieles seguidores que se acercan donde estén. Uno de estos he sido yo, que me he acercado por segunda vez a la zona de Azca en Madrid para poder disfrutar de un día soleado y así poder recordar mis tiempos en Norte América. Qué equivocado y alejado de la realidad. La primera vez que me acerqué fue un domingo de diciembre en el que disfrute mucho de la experiencia. Pero la segunda vez… la segunda vez ha sido una experiencia más de feria de abril en pleno apogeo mezclado con Woodstock cuando la gente ya invadía los pueblos cercanos y podías ver a los hippies con sus hijos cantando y bailando a la vez que les daban de comer.

IMG_5791.JPGGrill on Truck @ madrEAT, Madrid.

Llegamos a las 11.45 de la mañana ya que en teoría empezaban a las 12. Nuestra intención era dar una vuelta y así poder ver todos los camiones sin agobio y tener una idea de lo que íbamos a comer. La gran mayoría estaban todavía preparándose para poder servirnos a todos los que durante todo el día pasaríamos por delante, cosa que es normal ya que todavía no era la hora establecida de apertura de los mismos.

IMG_5878.JPGCorazón de Agave @ madrEAT, Madrid.

Una vez terminamos de dar esa vuelta y de comentar que íbamos a comer, nos acercamos a uno de los camiones a por la bebida. Eran las 12.15h y no nos lo pudieron servir porque no estaban listos. Nos damos otra vuelta y a los 15 minutos regresamos para volver a intentarlo. Seguían con la misma situación. A todo esto me gustaría comentar que este camión no vende nada más que bebida, cosa que poca preparación tenían que realizar.

IMG_5917The Flying Cow @ madrEAT, Madrid.

Al final cogimos la bebida tal y como estaba y nos la llevamos a una de las mesas que estaban colocando por toda la zona para que la gente se pudiera sentar y disfrutar. Una vez tuvimos un centro de operaciones donde uno se quedaba guardándolo mientras el otro se acercaba a por algo de comer, empezamos a darnos cuenta de la situación.

IMG_5847Funky Chicken @ madrEAT, Madrid.

Cada vez que nos acercábamos a un camión a por comida, no estaban listos y los que estaban listos tenían varios problemas de organización. Pasando las horas vimos como el flujo de gente aumentaba y los camiones empezaban a tener colas esperando para pedir, cosa que nos alegraba porque quería decir que la cosa funciona. Esto hizo que varios de los restaurantes ambulantes no supieran aguantar la presión. Empezaron a correr para poder servir a cuantos más mejor dejando atrás los estándares de servicio y calidad. Muchos de los platos salían fríos o con un aspecto poco apetecible. Podías ver también como la gente que te atendía se equivocaba y te daban productos que no eran sin aceptar que les comentaras que eso no era tuyo, pero bueno. Mucha gente con poca experiencia pero con muchas ganas de postureo y fiesta.

IMG_5795CHUKA @ madrEAT, Madrid.

Empresarios más pendientes de lo cool que su negocio es y de la ropa que llevo puesta para servirte mientras mis hijos están revoloteando alrededor de ti cuando te entrego la comida. Restaurantes con una selección tan corta de productos que todavía hace más difícil entender cómo se pueden equivocar o hacer mal las cosas.
¿Queríamos copiar las imágenes de Discovery Channel en ese programa tan chulo de comida sobre ruedas y nos ha salido mal? ¿Se nos ha ido de las manos?

IMG_5788.JPGEl Chiringuito @ madrEAT, Madrid.

Al final y ya pasado un buen rato decidimos irnos ya que cada vez parecía más el festival nombrado a un lugar donde comer y pasar un rato tranquilo sin tener buitres a tu alrededor para coger la mesa una vez vieran que te movías para levantarte.
Pero el concepto del foodtruck desde mi punto de vista es diferente. Deberíamos ver a estos camiones por las esquinas de la ciudad en vez de todos concentrados en un mismo lugar.

IMG_5931.JPGLa Meat Truck @ madrEAT, Madrid.

No me entendáis mal, me parece perfecto que motivemos las acciones comunes y que la economía se reactive gracias a estos movimientos varios realizados por distintos colectivos, pero me gustaría más ver por distintas partes de la ciudad día a día a algunos de ellos y así revivir mi época dorada en Norte América y no solo los fines de semana concentrados en los Jardines de Azca.

IMG_5779The Grill by Ben-Car @ madrEAT, Madrid.

Hay que decir que había varios “food trucks” que se les notaba la experiencia y que sabían aguantar la presión sin perder la calidad ni la sonrisa. Sin olvidarnos de los que acaban de empezar y que lo hacen igual de bien que los que llevan más tiempo. Y que voy a regresar y apoyar el esfuerzo de los mismos catando todo lo que me ofrezcan y apoyando el proyecto al máximo con mi presencia y acciones en distintas redes sociales.

Pero una cosa no quita la otra.

Hamburguesa Nostra, carne al gusto de todos…

Hamburguesa Nostra Gourmet Experience, El Corte Ingles Castellana, Madrid.

Varios son los establecimientos que se han unido a la moda de la hamburguesa, pero pocos son los que lo han hecho correctamente. El boom de este producto ha sido en algunos casos un poco como la burbuja inmobiliaria, se le está dando un valor a veces un poco superior al que realmente es.
Te ofrecen carnes de buey, de “kobe” y de varias carnes imposibles de conseguir para los humanos de a pie, a precios imposibles. No os creáis todo lo que pretenden venderos. Las carnes de buey y de “kobe” son limitadas y más caras de lo que ponen en sus cartas, por lo que nos están vendiendo gato por liebre. Por la red corren varias noticias informativas acerca de estas carnes, no está de más leerlo, es muy interesante!
En esta ocasión estamos contentos, lo que nos quieren vender es lo que es y no nos cuentan milongas. Hablamos de la ya conocida “Hamburguesa Nostra”, una hamburguesería que ha ido creciendo gracias a la calidad y originalidad de sus productos. En varios centros comerciales o supermercados conocidos, podemos encontrar o un punto de venta de la sabrosa carne, o el restaurante con el punto de venta como si fuera su pulmón.

IMG_2625Hamburguesa Nostra @ Gourmet Experience, El Corte Ingles Castellana, Madrid

En el Gourmet de el Corte Ingles de Castellana tenemos uno de ellos. La originalidad de su carta y la cocina abierta para que veas como cocinan las hamburguesas por orden, reafirman la calidad que ofrecen.

IMG_2617.JPGHamburguesa Nostra @ Gourmet Experience, El Corte Ingles Castellana, Madrid

Nos pedimos dos hamburguesas, una trufada y una de carne de Esla. La primera, la pedimos con el mollete normal y con lechuga para que no se perdiera el aroma de la trufa por ningún lado, ya que si le ponemos quesos u otros complementos, seguramente pasaría desapercibido dicho hongo.

IMG_2622Hamburguesa Nostra @ Gourmet Experience, El Corte Ingles Castellana, Madrid

La segunda la pedimos con lechuga y con el mollete de tomate. Las dos hamburguesas se cocinaron bastante crudas a petición nuestra, y la verdad que estaban impresionantes.
Cada vez que hemos decidido parar a comer, hemos experimentado con distintas carnes, panes, complementos y distintos tipos de cocción y siempre hemos salido más que satisfechos con el producto.

IMG_2619.JPGLas salsas @ Hamburguesa Nostra, Gourmet Experience, El Corte Ingles Castellana, Madrid

La única cosa que nos echa atrás, son las patatas chips que acompañan las hamburguesas, no hay opción de pedir unas patatas fritas o una ensalada para acompañar.

IMG_2623Hamburguesa Nostra @ Gourmet Experience, El Corte Ingles Castellana, Madrid

Hay que decir que son caros, pero una vez al año no hace daño.

( 14.00 € aprox / persona )

La Burguette de Vilanova i la Geltrú, renovando un clásico…

La Burguette, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

En la Rambla de la Pau nº2 de Vilanova i la Geltrú nos encontramos con un clásico renovado. Antiguamente en esta ubicación estaba el frankfurt de la rambla. Un establecimiento que sació nuestro amor a los bocadillos rápidos de morcillas, lomos, salchichas o lo que se terciara durante muchos años. Era posiblemente uno de los pocos clásicos que quedaban en la ciudad. Después de sufrir algunas remodelaciones en los edificios de encima, cedieron para dar paso a las nuevas generaciones, en este caso a “La Burguette”. Mucho más moderno que su antecesor y mucho más limpio, pero con la esencia que siempre tuvo ese trozo de calle.

IMG_1856.JPGLa Burguette @ Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Aunque no han inventado nada, sus hamburguesas tienen ese toque personalizado que a todos os va a gustar.
En esta visita nos pedimos una hamburguesa para cada adulto y un par de platos para los peques.
Para mi gusto, la mas sabrosa de todas fue “La Italiana”, 180 grms. de carne cocinada al punto, con rúcula, queso parmesano, albahaca, tomates secos y salsa Caesar. Todos los elementos ataban correctamente y se juntaban para dar un sabor totalmente italiano.

IMG_1868“La Italiana” @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

La siguiente fue “La Ibérica”, 180 grms. de carne, queso manchego fundido, virutas de jamón ibérico con tomate y salsa de vino tinto. Más ibérica no puede ser.

IMG_1870.JPG“La Ibérica” @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

La última pero no la peor, fue “La Muntanyesa”, misma composición de 180 grms. con salteado de setas, queso de cabra y salsa de cebolla caramelizada. Muy rica y una elección muy grata para los amantes del queso de cabra. Buena combinación.

IMG_1867“La Muntanyesa” @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Para los peques pedimos unas croquetas y una hamburguesa con queso. El fallo fue que no nos informaron inmediatamente que no tenían croquetas y esto hizo que los peques se impacientaran un poquito. Al final compartieron la hamburguesa y las patatas. La hamburguesa se perdía de tanta cantidad de pan pero no pareció preocupar a los que se la comían.

IMG_1865.JPGLa de los peques @ La Burguette, Rambla de la Pau nº2, Vilanova i la Geltrú, Barcelona.

Un lugar para los amantes de las hamburguesas pero sin esperar invenciones arriesgadas.
Todos los platos iban acompañados con patatas fritas.

( 12.00€ aprox. / persona )

La guerra de la hamburguesa… Brgr.co vs Byron Proper Hamburgers.

Brgr.co vs Byron Proper Hamburgers

¿A quién no le gusta la carne picada? Y en su mejor forma, presionada y redonda entre dos trozos de pan, con todos sus complementos? Éxito asegurado dentro del “comfort food”.
En el corazón de Soho en Londres, encontramos una de las calles con más restaurantes de la zona, Wardour Street. En ella, dos de los nombres mas conocidos en el mundo de la hamburguesa de hoy en día en este país, Brgr.co y Byron Proper Hamburgers.
La primera, la encontramos en el 187 Wardour Street. Con una carta sin sorpresas, básicamente hamburguesas y algún otro producto para rellenar la carta. Aún así, siempre te llama la atención algún producto, en este caso las vegetable crisps £4.50. Una combinación de berenjena, champiñones y calabacín, fritos y presentados con una salsa de provolone para que las mojemos a nuestro antojo. Aun así, vamos a lo que vamos… las hamburguesas. En mis dos visitas, he caído en la misma selección, la “6oz The Tender Blend “ £7,25.

IMG_12186oz. Tender Blend con jalapeño peppers & chilli con carne french fries
Brgr.co @ 187 Wardour Street, Soho, London

170 gms. de carne picada cocinada al punto y sellada a la perfección con todos sus jugos dentro. Para darle un poco más de placer, y al ser amante del picante, lo acompañé con unos jalapeños £0.99 y queso cheddar maduro £0.99. Aun siendo un fan de las salsas, primero quise probar el manjar sin adulterarlo… y menos mal que lo hice. Una carne sabrosa, jugosa, en su punto. Si alguna vez visitáis alguno de sus locales, no le pongáis ninguna salsa! La combinación de su pan especial, la opción de ponerte tu mismo la lechuga, tomate, cebolla y pepinillo que vienen fuera de la hamburguesa para que tu decidas y el ambiente cálido del restaurante, hacen de esta visita una experiencia a repetir. ( £20.00 aprox )

El segundo contrincante, Byron, está situado en el 97 de Wardour Street. Un antiguo Pub transformado a hamburguesería moderna. Decoración al estilo rastro de Madrid, pero con su punto atractivo del momento. Aunque en este establecimiento, siempre hay colas y listas de espera, es más de lo mismo. Una selección de hamburguesas no muy amplias, y algunos acompañamientos… van a lo que van y punto. Un buen sistema sin rodeos. Mi selección en esta ocasión, ha sido la Chilli £8.95 ( en caso de complementos adicionales £1.25 / £1.60 ) y unas patatas fritas £2.95, curiosamente congeladas, ya que con la calidad de los productos esperas algo mas fresco y no sacado de una bolsa ( también está la elección de sus Home Made Skin on Chips £3.25 ).

p.txtChilli burger & french fries
Byron @ 97 Wardour Street, Soho, London

Una hamburguesa presentada con todos los elementos y salsas en su interior. Buena carne, pero sin la elección de si eres nuevo en sus establecimientos, de saborear la carne tal y como es, sin aditivos adicionales que la puedan estropear. La visita fue pasable y el resultado aceptable, ya que la hamburguesa estaba buena pero no iban más allá. El local estaba lleno hasta el punto de molestar, ya que el estrés producido por el ruido y los camareros corriendo, no hicieron que el resultado mejorara. ( £20.00 aprox )
Los dos sirven sus platos principales sin nada de acompañamiento, por lo que se deben de elegir unas patatas fritas o ensaladas para no quedarte con hambre.

La verdad que los dos sirven buenos productos y cada uno tiene su identidad y público propio. Pero en este caso, Brgr.co se lleva la palma. El simple hecho de presentarte la carne tal y como es, sin condicionarte desde un principio a bañarla en salsas para que tu decidas como disfrutarlo mejor, demuestran la confianza que tienen en su materia principal.