Picar sí pica, pero…Restaurante Mestizo.

Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Una de las cocinas que más me atrae y que más me ha enamorado desde tiempos atrás, es la mexicana. Sabores intensos y picantes extremos de distintos niveles que hace que mi boca salive solo con escribir estas tres líneas. Ya son unos cuantos años que llegué a Madrid y varios los restaurantes mexicanos que he podido disfrutar, pero desde hace un tiempo que tenía ganas de pisar este restaurante. Muchos conocidos me lo habían recomendado como uno de los mejores de Madrid, y entre una cosa y otra nunca llegaba a disfrutarlo. Pero hace unos días tuvimos la magnífica idea de lanzarnos al ruedo y visitarlos. ¿Hicimos bien?

IMG_6927Restaurante Mestizo @ C/ Recoletos nº13, Madrid.

El restaurante en cuestión es el “Mestizo” de la calle Recoletos de Madrid, exactamente en el numero 13. Una zona que está en auge y que cada día más restaurantes deciden abrir puertas para aprovecharse de dicha moda.
Intentamos hacer una reserva temprana para poder estar tranquilos y disfrutar de todo sin agobios ni prisas, ya que todas mis experiencias en los mexicanos de medio mundo incluido México han sido un poco estresantes al ser lugares de fiestas y concentraciones familiares celebrando algún acontecimiento.
Al llegar, el lugar estaba casi desierto, una pareja en la barra y una mesa terminando de comer en la sala principal. Nos recibieron con una sonrisa y muy buenas maneras. Nuestra mesa, aunque por lo que pudimos apreciar por la reacción de un camarero que avisaba al encargado de que ya estaba reservada, era inmejorable. La verdad que si no fuera por el mural iluminado que tienen en la pared principal de la sala, nunca hubiera dicho que estaba en un mexicano.

IMG_6928Restaurante Mestizo @ C/ Recoletos nº13, Madrid.

Solo sentarnos nos ofrecieron unas bebidas, recomendando margaritas, cosa que sin pestañear aceptamos encantados. Mientras yo disfrutaba de mi margarita, mi acompañante que hoy por fin le pondré nombre, decidía los platos que íbamos a deleitar.

IMG_6931Margaritas @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Yolanda decidió ir a por dos desconocidos para nosotros e intentando conocer nuevas experiencias para el paladar. La primera elección fue “POLLO NEGRO”, pechuga bañada en salsa de cuitlacoche. (Trufa mexicana), maíz dulce, cebolla y ajo, gratinada servido con arroz y verduras al vapor. Y la segunda fue “CHILE RELLENO DE FLOR DE CALABAZA Y QUESO”, chile poblano relleno de Flor de calabacín, maíz y queso servido con arroz y frijoles.
Como yo soy un agonías y siempre quiero probar cuanto más mejor, le dije de coger también un entrante para ir haciendo boca. Nos decidimos por una selección de entrantes nombrado “PLATO MIXTO DE ANTOJITOS”, en el que encontrábamos una flauta, una quesadilla, un tamal y una jalada acompañados con salsa roja y nata.
La elección parecía la adecuada y perfecta para saborear algo diferente alejándonos de los tacos y fajitas que siempre aparecen en cenas con la marca “mexicana”. Pues que os voy a contar… creo que deberíamos haber ido a lo más popular y clásico sin arriesgar.
Para empezar con las margaritas nos acercaron unos “totopos” con salsa verde mientras hacíamos tiempo para los entrantes. Ricos, correctos y con un picante aceptable para todos los públicos.

IMG_6951Totopos con Salsa Verde @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Cuando acercaron los entrantes, el plato de antojitos, la decepción visual fue importante. De acuerdo que el precio no era exagerado para ser un entrante tan completo, pero si se maquillara un poco, ¿no creéis que atraería más?

IMG_6938Plato Mixto de Antojitos @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Ninguno de los elementos destacó por su sabor o presentación, solo el “Tamal” parecía que quería ser detectado y considerado. Realmente fue el único elemento de los entrantes que por sabor y envoltorio nos llamó la atención, aun así no era un “tamal” excepcional.

IMG_6939Plato Mixto de Antojitos @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Una vez terminados los entrantes y casi las margaritas, se me ocurrió pedirle al camarero algunos picantes para catar ya que los entrantes carecían de dicho condimento. Nos acercó una selección de los picantes que tenían; habanero, serrano y desgraciadamente no recuerdo el tercero ya que estaba muy emocionado imaginándome mi boca enchilada con los dos primeros.

IMG_6948Salsas Picantes @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Con algunos “Totopos” empecé a saborear dichos picantes, con tan mala fortuna que uno de ellos me destrozó el paladar. Sí señores, a mí… a ese amante de los picantes que desayunaba “birds eye” o que en su día probó un “pimiento fantasma” sin parpadear. A sorpresa del camarero que según él, el picante que me mató era el menos picante. Qué le vamos a hacer.
A medio disfrutar o sufrir de los picantes llegaron los platos principales. Ocurrió algo parecido a los entrantes. Visualmente no decían nada, pero lo peor fue al hincar el diente. Digo lo peor porque empecé por el que esperaba que tuviera ese efecto “guau” de sabor, el “Pollo Negro” que estaba cubierto de “cuitlacoche”.

IMG_6954Pollo Negro @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Soy un amante del cuitlacoche y gracias a mis grandes amigos mexicanos nunca me falta aunque sea enlatado. Para los que no sabéis lo que es el cuitlacoche, es un hongo que le sale al maíz con un sabor muy peculiar que desde hace siglos forma parte de la gastronomía mexicana llegando a ser la trufa de la zona. A lo que íbamos, que desilusión al cortar un trozo y saborearlo. El sabor del pollo a la plancha y el queso fundido no dejaban saborear el hongo. Aparte de que el servicio de arroz era muy básico y como se puede apreciar en las fotos, las verduras al vapor dejan mucho que desear. ¿Dos trozos de calabacín y dos de zanahoria?
La sorpresa de la noche fue el “Chile Relleno de Calabaza”.

IMG_6953Chile Relleno de Calabaza @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

Aunque la presentación era igual de triste que la del pollo, el sabor te abofeteaba diciéndote lo contrario. La presentación pasó a un segundo plano y la riqueza de su sabor mostró unas sonrisas en nuestras caras de que al menos habíamos acertado con un plato, que bien acertamos. Un picante muy agradable y una combinación de sabores muy ideal para alegrar nuestros sentidos.

IMG_6956Cerveza Modelo Especial @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

La noche ya terminaba para nosotros y después de unas margaritas y una buena cerveza “Modelo Especial” fina al paladar y de sabor suave, decidí como buen ansias que soy pedir postre. Dentro de la selección que tenían y sin pensarlo mucho decidí que la “Tarta de Tres Leches” era la ideal.

IMG_6961Tarta Tres Leches @ Restaurante Mestizo, C/ Recoletos nº13, Madrid.

La verdad que es una tarta poco interesante la pidas donde la pidas, pero que siempre esperas que alguien le de una vuelta y la mejore. Pero hay que decir que el bizcocho tenía la consistencia correcta y no se desmontaba al estar bañado con tanta leche.
La verdad que esperábamos mucho más después de tanta recomendación y de tanta intriga, pero nos ha decepcionado un poco.
El servicio fue correcto, las bebidas ideales y de un precio dentro de lo esperado, el establecimiento bonito pero no sorprendente, limpio y un servicio rápido. Teniendo en cuenta que más de un tercio de la factura fue de las bebidas creo que no está mal si sabes elegir, pero por nuestra parte seguiremos visitando nuestro mexicano favorito donde sabemos que no nos defraudarán.

( Cena para dos con dos bebidas cada uno y un entrante a compartir, 73.15€ )

¿La mejor hamburguesa de Madrid? New York Burger…

«New York Burger», C/ Recoletos nº4, Madrid.

En Madrid está repleto de hamburgueserías modernas y gourmet. Vayas donde vayas te encuentras alguna versión de carne picada aplastada entre dos mitades de bollo con sus salsas y complementos que nos hacen babear solo con imaginarlas.
Uno de estos lugares es el restaurante “New York Burger” situado en la calle Recoletos nº 4. Una entrada pequeña que no deja ver la grandeza que nos encontramos al pisar su interior. Te reciben con un atril como si de un súper restaurante se tratara, donde te dan la bienvenida y te acercan a la mesa que te va a acomodar durante la velada.
Una vez sentado te ofrecen las cartas y algo de beber con una sonrisa en la cara y muy amigablemente. Nos pedimos un vino tinto crianza y una coca cola zero.
Mientras esperábamos las bebidas empezamos a ojear la carta donde nos sorprendió la gran variedad de combinaciones por las que puedes optar.

carta-3.pngCarta @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Primero tienes que elegir entre barrios y edificios emblemáticos de Nueva York, con los que te volverás loco viendo las combinaciones que han hecho. Luego tienes que elegir el gramaje de la hamburguesa que va de 100 gramos hasta 500 gramos, toda una lujuria carnívora. Seguidamente el punto de cocción de la carne. En este punto ya crees que has terminado de pensar, pues no. Hay que elegir también la guarnición y el tipo de pan. Vamos, que se aseguran de que pidas lo que pidas sea lo más cercano a la satisfacción que te puedan ofrecer. Una vez ya teníamos claro lo que queríamos llegaron las bebidas y pudimos hacer nuestro pedido.
Para empezar nos pedimos unos aros de cebolla, seguido de las hamburguesas.

IMG_4867«Aros de Cebolla» @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Los aros de cebolla eran bastante básicos, con una salsa barbacoa poco atractiva. Parte de los aros estaban fríos, dando a entender que mezclaron dos tiradas para servirnos. La verdad que nos los terminamos simplemente por inercia y no por el disfrute de los mismos.
Una vez retirado el plato vacío de los “aritos” y sin parpadear, llegaron las hamburguesas.
La elección de mi compañera de aventuras fue la nombrada como “Estatua de la Libertad”.

IMG_4872«Estatua de la Libertad» @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Compuesta por el pan elegido de “Amapola” y un trozo de carne de 250 gramos hecho al horno de carbón con aires a barbacoa con “Parmesano”, “Tomate al Horno” y “Albahaca Fresca” con guarnición de “Patata al Horno”.
Mi capricho fue la “Park Avenue”.

IMG_4871«Park Avenue» @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Pan de “Focaccia” ideal para intentar ocultar 350 gramos de carne picada con “Foie”, un toque de “Cebolla Caramelizada” y “Tomate” con guarnición de “Ensalada de Col”.
Al ver los platos nos quedamos un poco descontentos ya que los “toppings” de las hamburguesas eran ridículos. Un cachito de foie o unos trocitos diminutos de queso parmesano. Intentamos que esto no frenara nuestras ganas de catar semejantes trozos de carne, hasta que las mordimos. A ver, vamos a ver… por qué nos preguntáis a qué punto queremos la carne si al final la vais a traer como queréis? Es algo que parece ocurrir en muchos establecimientos, pero si se pide un pelín crudita, por qué la traen siempre al punto tirando a hecha? En fin.
Para intentar adornar un poco más me pedí unas salsas, ya que solo te ofrecen kétchup y la mostaza básica.

IMG_4874«Mostaza Miel» y «Salsa Picante» @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Pedí una picante y la de mostaza con miel. La primera más que picar parecía estaba avinagrada. Y la segunda tenía demasiado sabor a miel.
De postres nos pedimos un “cheese Cake” básico de fresa. Estaba rico, pero no será mi elección la próxima vez.

IMG_4876«Cheese Cake» @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Quitando todos estos pequeños detalles que a más de uno hubieran echado atrás para no regresar una próxima vez, hay que decir que ciertas situaciones y elementos hicieron que nos fuéramos muy contentos.
La atención de principio a fin fue excelente y muy agradable, atentos en todo momento de nuestras necesidades, rápidos y con una sonrisa de par en par.
La carne aunque un poco pasada para nuestro gusto, tenía ese sabor buenísimo a barbacoa, que nos hacía retroceder a nuestra época en Canadá donde los domingos quemábamos carne con carbón para ver el Hockey.
El establecimiento bastante limpio y con aires a “no somos una hamburguesería sino algo más”, te acogen desde un inicio hasta que decides abandonarlo.
Y por qué no, el precio. Después de todo lo tomado esperábamos algo como unos 55€ o 60€. Grata sorpresa al ver que no alcanzaba los 45€. Tres bebidas, un entrante, dos hamburguesas y un postre.

IMG_4877Cuenta final @ New York Burger, C/ Recoletos nº4, Madrid.

Realmente fue una muy buena experiencia y un seguramente volveremos… eso sí, digan lo que digan y aunque se acercan… no son las mejores hamburguesas de Madrid.

( Cena completa para dos quedándote bien y saliendo contento, 43.45€ )

www.newyorkburger.es