Celso y Manolo… esperábamos más…

Tasca Celso y Manolo, Calle Libertad nº1, Chueca, Madrid.

Me encanta que de vez en cuando me lleven a sitios que no conozco ya que si no fuera de esta manera posiblemente no los conocería. Cada vez que ocurre me siento como un niño pequeño el día de reyes, emocionado y con expectativas de que va a ser un sitio y una comida estupenda, pero a veces ocurre totalmente lo opuesto a lo que esperamos.

celso y manolo 3Tasca Celso y Manolo @ C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

Adentrándonos en la zona de chueca en Madrid, donde varios restaurantes brillan por su calidad y sus precios populares, nos encontramos con un establecimiento precioso y curioso. Desde fuera solo puedes entrever el nombre y un poco la carta, pero si vas por la acera equivocada posiblemente ni te fijes.

celso y manoloDetalle de barra @ Tasca Celso y Manolo, C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

Una vez dentro su inmensa barra de mármol te da la bienvenida y te invita a sentarte y tomarte un vermut en ella. La verdad que hasta el momento la visita prometía bastante. Una barra repleta de vasos de Martini preparados para todos aquellos que quisieran tomarse un vermut y disfrutar del espacio y ambiente tal y como lo hacían en los 50, con una música espectacular e ideal para la ocasión. A nuestra llegada solo éramos 3 parejas en la barra y nadie en las mesitas, cosa que nos invitó a querer sentarnos en una mesa y tantear un poco la carta. Desgraciadamente como en esta ocasión era una sorpresa todo lo que iba a degustar, mi acompañante no me dejó ojearla hasta que no terminamos de comer.

celso y manoloVermut @ Tasca Celso y Manolo, C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

Para empezar nos pedimos un vermut y un refresco. El vermut la verdad que estaba espectacular, preparado con cariño y con un sabor a los auténticos Martini de los años atrás que enamora.
A lo que comida se refiere solo pedimos tres platos, y menos mal…
El primero fue una “Tortilla de Bacalao” 6.50€, que quienes nos leéis más a menudo sabéis que es uno de nuestros pescados preferidos y lo degustamos en cada ocasión que tenemos. La tortilla era básicamente bacalao y huevo, sin más, ni cebolla ni nada por el estilo que le pudiera dar un toque diferente. De sabor era igual que una tortilla a la francesa con el toque del bacalao en alguna ocasión y con el regustillo del huevo quemado, ya que en una de las caras se pasaron de cocción.

celso y manolo 30Tortilla de Bacalao @ Tasca Celso y Manolo, C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

Una de las cosas que me extrañó fueron los tiempos que necesitaron para sacar los platos. La tortilla tardó unos 10 minutos en sacarla, cosa que nos extrañó ya que éramos los únicos clientes pidiendo comida en ese momento. Hasta que no terminamos la tortilla y pasaron otros 5 minutos no nos sacaron la segunda elección. Comento esta situación más que nada porque sus raciones no es que sean de lo más grande, son más bien limitadas por el precio que tienen.

celso y manolo 26Atún Rojo de Zahara con Foie @ Tasca Celso y Manolo, C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

La segunda elección llego a la mesa con bengalas y confeti por nuestra parte, ya que en teoría era el plato por el que me habían acercado a visitar Celso y Manolo, “Atún Rojo de Zahara con Foie” 20.50€. Un platito bastante pequeño con un trozo de atún de unos 100 gramos coronado con una suculenta ración de foie y acompañado de unas pocas patatas fritas de churrero artesanas. El atún que era el elemento principal pasó a ser el tercer elemento, ya que el foie y las patatas le daban mil vueltas. El atún tenía en casi toda su superficie unas betas como si de un entrecot de mala calidad se tratara que dificultaban su consumo. La verdad que esperaba un producto excelente por el precio al que nos lo vendieron.

celso y manolo 21Taquitos de Chuletón @ Tasca Celso y Manolo, C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

Una vez terminado el atún y pasados unos minutos para no perder la costumbre de hacernos esperar llegó el tercer y último plato, “Taquitos de Chuletón” 9.75€. La carne con un sabor bastante bueno tenía una dificultad, le ocurría lo mismo que al atún, estaba lleno de betas que dificultaban su consumo y se quedaba en la boca dando vueltas ya que tragarlo era complicado.
Para la comida nos pedimos una copita de “Viña Real” que creímos que era lo más adiente para estos platos, aromas intensos a frutas maduras complementados con sutiles notas de maderas finas de roble.

celso y manolo 12Los toritos de la pared @ Tasca Celso y Manolo, C/ Libertad nº1, Chueca, Madrid.

El establecimiento es estupendo, la música absolutamente genial, el servicio un poco lento pero muy agradables, los productos no corresponden a la calidad que esperas y los precios de los productos por esta razón estan desorbitadamente fuera de lugar a la alza.
Supongo que en alguna otra ocasión me dejaré caer otra vez por este lugar, ya que habré sido el cliente con más mala suerte de ese día y seguro que todo saldrá muchísimo mejor.

(Una visita sobre preciada con dos bebidas alcohólicas, dos refrescos y tres tapas… 53.09€ )

Maru, un tímido Coreano en el barrio más osado de Madrid…

Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Hay comidas que se salen de lo común en nuestras vidas ya sean sabores extraños para nosotros, picantes excesivos o simplemente que estamos acostumbrados a un huevo frito y unas patatas que de vez en cuando se acompañan con un buen trozo de carne, pero de vez en cuando hay que arriesgarse y salirse de la monotonía. En nuestro caso nos salimos de la monotonía casi todos los días, por lo que un huevo con patatas es lo más.
Después de regresar de las vacaciones hemos accedido a seguir con lo nuestro y visitar algún rincón nuevo para nosotros. En este caso hemos regresado a la zona de chueca donde la variedad de ofertas gastronómicas te ataca sin piedad a cada paso que das y de vez en cuando te sorprende de lo que puedes encontrar. En esta ocasión hemos ido a lo asiático y nos hemos adentrado en el restaurante Maru. Un coreano en el corazón de chueca que desde hace unos 5 años intenta abrirse un hueco entre todos aquellos que se pasean por la calle Reina de Madrid.

Restaurante coreano maru chueca madrid 1Restaurante Coreano Maru @ C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

La verdad que desde fuera no llama mucho la atención y una vez que entras tampoco te sorprende la decoración, pero esto te deja entrever la sencillez de sus dueños. Una familia coreana que llegó a España hace ya bastantes años y que desde que abrieron el restaurante han intentado acercar un poco la gastronomía de su país a los españoles y turistas de la zona.

Restaurante coreano maru chueca madrid 3Detalle interior @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Lo más llamativo del restaurante son sus mesas. Unas mesas de cuatro comensales con un quemador eléctrico o barbacoa en medio de ellas. Los franceses lo hacen con la fondue o raclettes y los coreanos con la barbacoa plantada en medio de la mesa.

Restaurante coreano maru chueca madrid 2Detalle de barbacoa en mesa @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Como la visita era para el medio día íbamos con ganas de batalla y probar alguna cosa nueva, sin tapujos ni perjuicios. La carta con bastante selección de entrantes, primeros y platos para compartir está repleta de imágenes de los platos nombrados para facilitar la decisión de los comensales.
Con los entrantes fuimos con una recomendación de las “Mandu-Gyoza”, que son unas empanadillas de carne con un topping de cebolla caramelizada y con uno de los platos nacionales más conocidos de corea, “Kimchi” que es una ensalada de col china fermentada bastante salada y picante.

Restaurante coreano maru chueca madrid 4Mandu-Gyoza @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Las “Mandu-Gyoza” ( 6.00 €, 4 piezas ) son ideales para todos aquellos a los que no les gusta arriesgar. Empanadillas rellenas de carne picada con un sabor agradable y un final suave.

Restaurante coreano maru chueca madrid 5Kimchi @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

El “Kimchi” ( 4.00 € ) que normalmente es un plato complicado debido a su exceso de picante y sal nos ha sorprendido al no encontrar ninguno de estos elementos en exceso. Para nada estaba salada y el toque de picante es el perfecto para todos aquellos que no son fanáticos de este condimento pero que quieren arriesgarse en probar nuevos sabores. Una vez lo pruebas no paras hasta que lo terminas, aunque lo vayas dejando en segundo plano siempre regresas a picar un poco más.
Para los segundos empezamos otra vez con un par de recomendaciones, el “Je Yuk Bo Kum” y el “Bulgoki”.

Restaurante coreano maru chueca madrid 6Je Yuk Bo Kum @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

El primero, el “Je Yuk Bo Kum” ( 13.50 € ) son tiras de panceta de cerdo cortadas muy finamente con zanahoria y cebolla con una salsa de guindilla dulce. Tiene un sabor muy peculiar y un toque casi inapreciable de picante que aparece al final de cada bocado.

Restaurante coreano maru chueca madrid 7Bulgoki @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

El “Bulgoki” ( 14.50 € ) son unas tiras de ternera marinadas con una salsa de soja. Sabor agradable y dulzón, con una carne que se deshace a cada bocado.

Restaurante coreano maru chueca madrid 8Barbacoa @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Ambos platos tienen la particularidad de que se hacen en la barbacoa en frente de uno mismo y que se enrollan dentro de una hoja de lechuga fresca, estilo taco mejicano. Una curiosidad que hace que la comida no sea tan pesada y a la vez le de un toque divertido.

Restaurante coreano maru chueca madrid 9Detalle de como se montan las barbacoas los coreanos @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

En este punto estábamos demasiado llenos para seguir abusando de la carta o mejor dicho de nuestros estómagos que ya no se pueden estirar más. Desgraciadamente me he quedado con las ganas de probar un par de platos más que tenían una pinta muy jugosa y encima son típicos de Corea, pero las cantidades son tan abundantes que no hemos podido continuar.
Pero como últimamente parece ser que nos ha dado por probar también los postres le hemos preguntado al camarero si nos recomendaba alguna opción. Nos ha comentado un postre estilo helado viejo «Pat-Bing-Su» ( 5.50 € ), con hielo rallado, leche condensada, nata montada y nos pareció escuchar también frutos secos.

Restaurante coreano maru chueca madrid 10Pat-Bing-Su @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Digo nos pareció porque al recibir el postre nos volvió a comentar lo que llevaba y en esta ocasión escuchamos frijoles. Pensamos que escuchamos mal de nuevo y tomamos la mejor solución para salir de dudas, lo probamos. Que os voy a decir, lo habíamos escuchado mal en una de ellas, pero no en la que sería la más normal. ¿Un postre con judías? Pues la verdad que la combinación de todos los elementos no está nada mal, solo para atrevidos sin miedo de confundir sabores y nada reacios a cambios espontáneos de los cajones de la memoria de los sabores.

De principio a fin nos han tratado correctamente con puntos de timidez pero seguros en todo lo que hacen.

Lo recomendamos para todos aquellos que quieran ir tachando países del mapa gastronómico sin viajar 18 horas hasta el destino final.

Restaurante coreano maru chueca madrid 11Menú de mediodía @ Restaurante Coreano Maru, C/ Reina nº37, Chueca, Madrid.

Tienen menú del mediodía con una variedad y combinación interesante.

( Una visita de unos 50 € con bebidas que nos ha dejado con el estómago a más no poder )